Mundo Obrero Perú

MUNDO OBRERO

Las ollas comunitarias como espacios de auto organización obrera y popular

Frente a la crisis social generada por la pandemia del covid-19 y el abandono del gobierno, trabajadores de los sectores populares han empezado a implementar ollas comunitarias para sustentar su alimentación.

Diana Solis

Directora de arte y corresponsal de LID Perú

Lunes 13 de julio

Fotos: Martín Mejia y Revista Caretas.

El Covid-19 ha expuesto la profundidad de la crisis estructural que hoy aqueja a la sociedad peruana. Esta crisis se expresa, no solo en el sistema de salud, sino también en la economía, por esa razón vemos que hoy millones de peruanos se han visto afectados tremendamente por los despidos masivos, la reducción de fuentes de trabajo y el incremento de la pobreza.

En ese entender, los bonos familiares que ha entregado el estado, así como las medidas económicas que se tomaron para supuestamente reactivar la economía, mas allá de favorecer a un puñado de empresarios, no han sido suficientes para resolver las demandas del conjunto de los trabajadores y el pueblo pobre.

Frente a esto, los sectores afectados por esta crisis, generalmente trabajadores y trabajadoras desempleados, han empezado a implementar actos solidarios entre las vecinas y vecinos de los diferentes barrios de la periferia de Lima y de otras provincias del interior del país, para afrontar el hambre a través de ollas comunitarias.

Foto: Gobierno Regional de La Libertad

Esta medida de lucha, también se utilizó para afrontar la crisis económica de los años 80s, cuando miles de trabajadores y trabajadoras se quedaron sin un sustento económico y en abandono total por parte del estado.

Asimismo, las trabajadoras sexuales, con barbijos rojos, también se han estado organizando para poder garantizar una alimentación básica, ayudadas por colectas que han sido coordinadas a través de diferentes colectivas feministas y otras organizaciones.

Actualmente, solo en Lima, hay 2,3 millones de personas desempleadas, lo que significa un 13% de la población económicamente activa, y se estima que para finales de diciembre estas cifras podrían llegar a 4 millones. Y esto ocurre porque en este estado de emergencia, el gobierno se ha focalizado en ayudar y mitigar las deudas de las empresas y no en el bienestar de las trabajadoras y trabajadores.

El tan ansiado y propagandizado bono universal nunca se dio, por eso es importante estas formas de organización y lucha de las clases trabajadoras. Las ollas comunitarias representan entonces la unión y solidaridad ante un estado ausente y servil de los empresarios y se convierten también en embriones de autorganización obrera y popular desde donde se articulan ahora iniciativas para la subsistencia, pero que pueden también empezar a articular iniciativas para organizar a los desempleados y precarizados y empezar a luchar contra las medidas de este gobierno que solo favorecen una minoría.






Temas relacionados

Nueva normalidad   /   Mundo Obrero Perú   /   Covid-19   /   Pandemia   /   Coronavirus   /   Martín Vizcarra   /   Perú

Comentarios

DEJAR COMENTARIO