NUESTRAS VIDAS VALEN MÁS QUE SUS GANANCIAS

Trabajadora ambulante es atropellada mientras escapaba de operativo policial

El lunes 01 de junio una trabajadora ambulante fue arrollada por un vehículo particular cuando escapaba de la Policía Nacional, quienes, en el marco del estado de emergencia, realizaban un operativo contra el comercio ambulatorio. Estos hechos ocurrieron en el Cercado de la ciudad de Lima.

Jueves 4 de junio | 13:26

Foto: El Popular

Un noticiero del canal de televisión América Tv, informó que el vehículo que atropello a la trabajadora ambulante de nombre Sabina, era conducido por un policía que cumple sus funciones en la comisaría de Breña (Lima).

Sabina, hace parte de los miles de trabajadores desempleados que al no tener como sobrevivir en la cuarentena salen a vender de manera ambulatoria para tener con que sustentar sus gastos personales y de sus familias, ya que, los bonos entregados por el gobierno no han llegado a todas las personas que se quedaron sin ingresos, ni siquiera el famoso “Bono Universal” ha podido cubrir a amplios sectores de trabajadores precarizados y trabajadores ambulantes que viven del día a día.

Para las y los trabajadores ambulantes, la criminalización y la represión policial por parte del estado siempre ha sido una constante que ahora, por la restricción a la libre circulación de personas generada por el estado de emergencia, se ha incrementado significativamente permitiendo abusos de manera cotidiana que, a veces, terminan en situaciones críticas como paso con Sabina.

Es entonces el hambre y la búsqueda de la subsistencia lo que empuja a las calles a miles de desempleados todos los días, muchos de ellos despedidos por empresarios que, amparados en los beneficios del gobierno, se valieron de la suspensión perfecta y de la legislación pro patronal existente en el Perú, para dejarlos sin trabajo en plena cuarentena.

Es precisamente ese hecho de la realidad concreta, el que los voceros y propagandistas del gobierno pretenden negar, aduciendo que los ambulantes y quienes salen a trabajar son los responsables de la propagación del Covid-19, cuando en realidad la responsabilidad recae en el gobierno que, por priorizar los intereses de los grandes empresarios, ha contribuido a dejar sin trabajo a miles de trabajadores, obligándolos a decidir entre morirse de hambre quedándose en casa o salir a las calles arriesgándose a contagiarse del coronavirus.

Por esa razón, como lo viene exigiendo la Federación de Trabajadores Textiles, debemos articular esfuerzos desde la clase trabajadora para exigir la derogatoria de la suspensión perfecta de labores e imponer un salario mensual de cuarentena equivalente al costo de la canasta básica familiar (1,500) para todos aquellos trabajadores y trabajadoras que se quedaron sin empleo y para quienes, como los ambulantes, viven del día.






Comentarios

DEJAR COMENTARIO