×
×
Red Internacional

Publicamos esta muy completa nota del periodista Marcelo García, publicada originalmente en El Extremo Sur, a 10 años de la lucha petrolera que conmocionó al país, en momentos en que se reabre la causa contra los dirigentes del conflicto.

Domingo 26 de junio | Edición del día

Se cumplen diez años del inicio de la durísima huelga de los trabajadores de la construcción que ingresaban a los yacimientos petroleros y se transformaron en Los Dragones. La conflictividad obrera surgida en el yacimiento Cerro Dragón, que opera Pan American Energy, llegó a su punto culminante entre los días 21 y 24 de junio de 2012. Las camionetas apiladas y las zanjas que impedían el avance de las fuerzas represivas terminaron marcando a fuego una de las páginas más intensas de la lucha de clases en el sector petrolero. La recordada huelga de Los Dragones se inscribe como un capítulo en una serie de conflictos que en 2005 dieron origen al nuevo agrupamiento de la UOCRA en los yacimientos, que ese mismo año tuvo su paralelismo en la toma de playa de tanques de TERMAP por los petroleros y en 2006 alcanzó su máximo nivel de tensión con la toma de los yacimientos santacruceños de Las Heras. Hoy Los Dragones ya no existen como agrupamiento sindical. La causa judicial contra los obreros debió cerrarse en el 2020, pero sigue abierta, aunque con escasas posibilidades de llegar a juicio antes de que termine 2022.

La huelga de los Dragones es uno de los hechos más relevantes e intensos que se produjeron en los yacimientos de Chubut y el conjunto de la Cuenca del Golfo San Jorge, pero no fue el único que marcó el ascenso de la lucha de clases en el sector petrolero y se extendió desde principios de los 2000 por casi toda una década.

Ese proceso de altísima conflictividad laboral, marcado a fuego por las huelgas, tomas de yacimientos e instalaciones petroleras y cortes de ruta que se extendían como reguero de pólvora ingresó en los últimos años en una etapa de reflujo.

Muchas de las conquistas obtenidas por los obreros petroleros se fueron reduciendo, se introdujeron cambios en las condiciones laborales en favor de la ampliación de la rentabilidad empresaria y en la actualidad el salario promedio en dólares de los petroleros está en los mismos niveles de 2008. Representa aproximadamente la mitad de los niveles salariales que había alcanzado en su pico máximo de 2012.

Buena parte de las organizaciones que protagonizaron aquellos conflictos fueron descabezadas, y hoy la tan mentada "paz social" domina la cotidianidad en el mundo del petróleo.

Si bien la conflictividad retrocedió a una de sus mínimas expresiones de la historia reciente, no se puede asegurar que se trate de una imposición perdurable en el tiempo. Sí es inobjetable que el retroceso sindical resulta muy marcado.

Aunque haya caído el Muro de Berlín y la URSS fue desintegrada, el "fin de la historia" que profetizaba Francis Fukuyama no llegó. El final de las ideologías no se consumó absolutamente, y el concepto de lucha de clases sigue vigente como mecanismo de disputa y búsqueda de equilibrio a la hora de distribuir la rentabilidad empresarial.

Los sucesos protagonizados por Los Dragones y la ascendente conflictividad obrera de principios de la década pasada muestran que esa contienda sigue abierta aunque larvada, más allá de esta etapa en que el agrupamiento desapareció y la pasividad domina los caminos de los yacimientos.

De la privatización de YPF a la desintegración laboral

Para entender a Los Dragones y los procesos de lucha que se desarrollaron de manera paralela hay que remontarse a 30 años atrás, cuando el menemismo privatizó YPF y la transformó en una Sociedad Anónima.

La privatización de YPF no solamente significó la pérdida del control estatal sobre su principal compañía, sino que también se tradujo en un premeditado y direccionado desguace de la petrolera que dio origen a centenares de pequeñas, medianas y algunas más grandes empresas contratistas que se transformaron en las mediadoras de manera tercerizada del empleo petrolero.

De la concentración de contratación y agremiación sindical que protagonizaba la YPF estatal se pasó a un proceso de dispersión y fragmentación en las diferentes tareas que realizaban los obreros petroleros en los yacimientos por intermedio de centenares de contratistas.

Si bien Pan American Energy (PAE) ya venía implementando mecanismos de esas características en Cerro Dragón, su foco estaba puesta casi primordialmente en la porción chubutense de la Cuenca; ya que en territorio santacruceño el predominio lo sigue teniendo YPF.

La enorme incidencia de la nueva YPF privatizada generó una ampliación de esos conceptos de segmentación de tareas y la aparición de las contratistas. Esos aspectos se tradujeron también en el terreno sindical.

La casi desaparición del SUPE (Sindicato Unido Petroleros del Estado) hizo que creciera aceleradamente el Sindicato de Petroleros Privados. Años más tarde se produciría la irrupción de nuevas organizaciones sindicales como las de Petroleros Jerárquicos -desarrollado entre 2003 y 2004 a través de fuertes protestas- y los propios Dragones que tuvieron su origen como una sección dentro de la UOCRA (Unión Obrera de la Construcción de la República Argentina). Ambas organizaciones fueron creadas en el arranque de los 2000 al calor de la altísima conflictividad laboral.

Una historia de Dragones: Los parias del yacimiento

La dispersión en cientos de contratistas posibilitó a las operadoras reducir los costos laborales, tercerizando las actividades a través de contrataciones a plazo. Los propios trabajadores del sector por intermedio de su agremiación y sus luchas encausaron esa disputa por la rentabilidad e impusieron nuevos regímenes, condiciones y limitaciones a la hora de ingresar a los yacimientos.

El conflicto de los petroleros producido en Comodoro Rivadavia durante 1998, cuando miles de obreros se quedaron sin trabajo en medio de la abrupta caída del precio internacional del petróleo y terminaron tomando la playa de tanques de YPF en Kilómetro 3; la multiplicidad de conflictos generada en torno de la desocupación local y la propia insurrección nacional de diciembre de 2001 son hechos que marcaron el paso de lo que se produciría en el mundo obrero de los yacimientos cuando ya comenzaba a desandarse el nuevo siglo.

Los Dragones como parte de un ascenso obrero regional

Entre 2004 y 2012 se transitó el momento de mayor organización y conflictividad laboral en la Cuenca del Golfo San Jorge, más allá de las diferencias que se generaban a uno y otro lado del límite entre las provincias de Chubut y Santa Cruz.

La incidencia de YPF en Chubut es muchísimo menor a la de PAE, esencialmente porque Cerro Dragón que era el yacimiento más grande del país. En el flanco norte santacruceño el mayor nivel de impacto lo tiene YPF como producto del control del yacimiento de Los Perales.

En paralelo y tras la privatización la reorganización sindical no fue equilibrada a uno y otro lado de la Cuenca. En Chubut el Sindicato de Petroleros Privados rápidamente consiguió concentrar a los trabajadores del sector y su dirigencia fue mucho más monolítica que la surgida en Santa Cruz.

Ese proceso se reflejó en las disputas internas mucho más desarrolladas y cuasi anárquicas en territorio santacruceño, lo que a su vez hacía mucho más "indomable" y a la vez "desorganizados" a los trabajadores del sector.

Pese a esas diferencias y tras el brutal mazazo al salario que representó la devaluación de 2002, los petroleros lograron arrancar a las compañías entre 2004 y 2005 importantes beneficios que no solamente se tradujeron en mejoras salariales sino también en condiciones de trabajo.

No es menos cierto que el crecimiento a tasas chinas de Argentina después de 2003 influyó de manera positiva en ese proceso y potenció la disputa de la rentabilidad, que no siempre se consiguió con buenos modales o en mesas de negociación. Hicieron falta enormes huelgas y tomas que desembocaron en la puja distributiva que posibilitó la recuperación del salario petrolero.

Justamente en 2004 se produjo la primera irrupción de los que por aquel entonces aún no eran Los Dragones sino una corriente interna en la UOCRA cuyos miembros ingresaban a los yacimientos petroleros como trabajadores "fuera de convenio". Esa protesta de junio conquistó el reconocimiento de dicho sector como interlocutor ante las operadoras y las contratistas.

Un año más tarde (2005) y en medio del crudo invierno patagónico Los Dragones se transformaron en una fuerza reivindicativa que marcaría notoriamente el devenir del proceso sindical posterior.

En pleno mes de julio los obreros de la construcción que subían a Cerro Dragón tomaron el yacimiento durante casi dos semanas reclamando aumentos salariales -cobraban menos de la mitad que un petrolero- pero no fueron escuchados por la compañía y las mujeres de Los Dragones tomaron la posta trasladando el reclamo al corazón de Comodoro Rivadavia.

El conflicto terminó con conquistas significativas en cuanto a lo salarial, pero por delante quedaba pendiente la organización de Los Dragones al interior de la UOCRA. Muchos de ellos terminaron encuadrados dentro de Petroleros Privados.

Los Dragones como corriente interna del gremio que conduce Gerardo Martínez a nivel nacional no consiguió desarrollarse, más allá de los durísimos enfrentamientos entre ambos agrupamientos, lo que finalmente se desembocó el rompimiento con el gremio de la construcción y la creación de un nuevo sindicato que agrupaba a los obreros que ingresaban a los yacimientos como "fuera de convenio".

Años de lucha y mejoras: 2005 a 2012

Entre 2005 y 2006 se produjeron los hechos más tensos y violentos de la lucha de clases en los yacimientos petroleros, a uno y otro lado del Puesto Ramón Santos que divide las dos provincias que conforman la Cuenca.

A finales de septiembre de 2005 los petroleros convencionales iniciaron un paro por 96 horas por mejoras salariales en Chubut. El paro fue desconocido por la Federación de Sindicatos Petroleros -con una conducción enfrentada a la chubutense- y se dictó la conciliación obligatoria. El paro continuó y fue escalando la movilización con miles de obreros marchando por Comodoro.

La protesta se transformó en una huelga por tiempo indeterminado, se paralizaron los yacimientos con piquetes, se interrumpió la producción petrolera y a principios de octubre se produjo la toma de la playa de tanques de TERMAP en Caleta Córdova.

Tras el triunfo de los petroleros en Chubut se generó en enero de 2006 un nuevo proceso de conflictividad en el norte de Santa Cruz, donde los obreros sobrepasaron a sus direcciones y concretaron una huelga por 18 días contra el Impuesto a las Ganancias y el encuadramiento del convenio convencional.

La protesta fue extendiéndose en el tiempo y escalando en su virulencia hasta que con la detención del delegado Mario Navarro estalló una refriega en Las Heras. En ese contexto se produjo la muerte del policía Jorge Sayago. La localidad santacruceña fue ocupada por la Gendarmería y la Policía provincial, produciéndose una cacería salvaje de los huelguistas. Esa lucha concluyó con una derrota de importancia.

Los próximos seis años fueron también conflictivos, pero las operadoras entendieron que no era el momento de avanzar en la puja distributiva y aceptaron el avance de la clase trabajadora sobre sus ganancias.

La curva de evolución salarial en dólares de los petroleros muestra claramente como la línea se fue elevando de manera constante hasta alcanzar su mayor nivel entre los años 2012 y 2015. En paralelo, la productividad de cada obrero fue decreciendo de manera constante tras los años de esplendor empresario producidos entre 1993 y 2003.

Para mediados de la década pasada un obrero petrolero tenía una productividad diaria que era dos tercios menor a la que había tenido a finales de los’90. Eso estaba estrechamente relacionado con los aumentos salariales, mejores condiciones laborales e incremento de la cantidad de trabajadores.

La última irrupción de Los Dragones

Los Dragones -que se habían escindido de la UOCRA, después de tomar la sede comodorense en 2009 quedando como una porción dentro del gremio de la construcción- conformaron un agrupamiento que buscaba crear un nuevo sindicato basado en prácticas democráticas, con una bolsa de trabajo en los yacimientos y donde la cuota sindical era cobrada por los propios delegados en mano entre los más de 4.000 afiliados.

En mayo de 2007 y con el aval de 2.500 obreros iniciaron la gestión por la personería gremial que los habilitaría a funcionar como sindicato. Sin embargo, ese trámite se demoró más de la cuenta y recién en 2010 se convirtieron en "organización civil" en busca de la legalidad.

El gobierno provincial, las operadoras petroleras y las empresas de servicios legitimaron su representatividad en cada uno de los conflictos que se fueron desatando en el nombre de la "igualdad" entre obreros de la construcción y los trabajadores petroleros.

PAE y los Dragones, un monstruo bifronte

Los Dragones tuvieron fuertes vínculos con el SITRAIC (Sindicato de Trabajadores de la Industria de la Construcción y Afines) a nivel nacional, un desprendimiento también de la UOCRA que enfrentó a Gerardo Morales y otros capos sindicales en el conurbano bonaerense y que tuvo estrecho relacionamiento con sectores de izquierda.

En un proceso escabroso los Dragones fueron avanzando como organización sindical más allá de la falta de reconocimiento como sindicato. Sin embargo, todo cambió en junio de 2012, cuando se desató un nuevo conflicto en el yacimiento de Cerro Dragón.

Exigiendo la reincorporación de 40 despedidos, un aumento salarial y la eliminación del Impuesto a las Ganancias, los Dragones tomaron el yacimiento de PAE y comenzaron una de las batallas más intensas de la lucha de clases de los últimos años.

El yacimiento estuvo tomado entre el 21 y el 24 de junio. Luego se extenderían los cortes de ruta y piquetes fuera de Cerro Dragón. En esos cuatro días estalló una lógica violenta que resultó "inaceptable" para la operadora y el poder político provincial y nacional.

Cerca de 400 obreros -hay versiones de que se trataba de cerca de 2.000- desataron toda su ira contra la petrolera. Dieron vuelta y apilaron camionetas, destrozaron las instalaciones de PAE y se prepararon para lo que se presentaba como una batalla campal.

Al interior del yacimiento habían armado fortificaciones defensivas, cortaron los caminos, interrumpieron el tendido eléctrico y cavaron zanjas para evitar la llegada de tropas de Gendarmería y la Policía.

Desalojar a Los Dragones por la fuerza hubiera terminado en un baño de sangre. Había armas en manos de ambos bandos y los obreros no estaban dispuestos a ceder tan fácilmente la toma del yacimiento.

Cristina Kirchner envió al ministro de Seguridad Sergio Berni para desmantelar a cualquier precio la toma y encaminó tropas de Gendarmería para llevar adelante la acción represiva. Fue Berni quien acusó a los huelguistas y su organización de "responder" al dasnevismo.

Finalmente, la toma se levantó el 24 de junio y el mundo exterior pudo observar atónito lo que había sucedido. Tanta bronca acumulada, odio visceral y desigualdad fueron canalizada en esa protesta a la que una década más tarde resulta fácil catalogar de "violenta". Es evidente que sólo los "parias del yacimiento" saben qué sintieron o pretendieron lograr al destrozar Cerro Dragón.

Gendarmería finalmente no intervino, pero al regresar hacia Rosario uno de los micros que transportaba a los efectivos chocó en la Ruta 3 y terminaron falleciendo nueve gendarmes y tres choferes.

El impacto de ese accidente se extendió como reguero de pólvora y dio lugar a una causa judicial que diez años más tarde nunca llegó a juicio; y ya debería haber prescripto.

La causa se mantiene en vilo, con la intención de concretar el juicio antes de finalizar 2022, pero habría escasas posibilidades que eso suceda para los más de 200 imputados por la toma de Cerro Dragón.

Se cumplen diez años de una de las páginas más intensas de la lucha de clases en la Patagonia, concatenada con un proceso social y sindical que se desarrolló a lo largo de una década.


Una década de enorme conflictividad en el petróleo

  •  2002 (Chubut y Santa Cruz). Paro y movilizaciones contra las retenciones a las exportaciones impuestas por el gobierno de Eduardo Duhalde.
  •  2003 Agosto (Chubut y Santa Cruz). Luego de una huelga regional se produce la fundación del Sindicato Jerárquico Petroleros, que es reconocido oficialmente en noviembre de 2004. En agosto de 2005 sucede lo mismo con el gremio de Jerárquicos en Neuquén y Río Negro.
  •  2003 Fines (Santa Cruz). Paro por el pago de las viandas.
  •  2004 Marzo (Santa Cruz). Paro durante casi un mes por el aumento de 260 pesos en concepto de ayuda alimentaria.
  •  2004 Junio (Chubut). Protestas de los trabajadores fuera de convenio en el yacimiento Cerro Dragón, que terminan logrando el reconocimiento de los obreros de la construcción como parte negociadora con las operadoras.
  •  2004 Diciembre (Chubut y Santa Cruz). Reclamo por un 45% de aumento salarial en la CGSJ. Paro en SC por tiempo indeterminado y de 48 horas en Chubut. Enfrentamiento con la Federación. Marcha a Repsol en Comodoro.
  •  2004/2005 (Chubut y Santa Cruz). Luchas por el encuadramiento en el CCT petrolero de todos los obreros que ingresan a los yacimientos.
  •  2005 Julio (Chubut). Paro de la UOCRA en Cerro Dragón durante 14 días. Aumento del 100% en la hora de trabajo. Las mujeres de los Dragones marchan en Comodoro en apoyo a sus maridos en huelga.
  •  2005 Octubre (Chubut). Paro petrolero en Comodoro durante 19 días. Arrancó con una huelga por 96 horas, que generó detenciones, despidos y desencadenó un paro por tiempo indeterminado. Piquetes en las rutas y los yacimientos. Reclamaban un aumento de 260 pesos al básico, más 350 pesos en conceptos de un extra por Paz Social, la aplicación de la Zona 1 en Chubut y Santa Cruz, junto a la modificación del mínimo no imponible del impuesto a las ganancias. El 7 de octubre se produce la toma de la Playa de Tanques de Termap en Caleta Córdova, que terminaría con la firma de un acuerdo que reconocía casi todos los pedidos y la reincorporación de los 1.400 despedidos.
  •  2006 Enero (Santa Cruz). Paro de 18 días con epicentro en Las Heras, por fuera de la conducción gremial, contra el Impuesto a las Ganancias y por el encuadre en el convenio petrolero. Se levantó la medida de fuerza con la intervención del cura Juan Carlos Molina.

    La madrugada del 7 de febrero de 2006, la policía detuvo al dirigente gremial Mario Navarro cuando salía de la radio FM Soberanía, desatando el repudio de gran parte de la población que exigió la liberación del sindicalista. Tras un enfrentamiento en pleno pueblo de Las Heras cayó muerto el policía Jorge Sayago, y se produjo la ocupación de la región y los yacimientos con la Gendarmería.

  •  2006 Febrero. Se reúne el Bloque Petrolero de la Patagonia, conformado por Chubut, Santa Cruz y Neuquén. Acuerdan enfrentar el Impuesto a las Ganancias y rechazar el accionar de la Federación Nacional.
  •  2006 Noviembre. El Bloque Petrolero lanza un paro de 96 horas y se firma acta acuerdo con las Cámaras Empresarias y Gobierno Nacional eximiendo horas de viaje, horas extras y los vales de viandas del Impuesto a las Ganancias.
  •  2008 Abril. Neuquén se independiza con 15.000 afiliados de la Federación.
  •  2008 Junio. En Chubut se vota por la desafiliación en una votación donde el 85% de los 7.000 afiliados votó por la ruptura con la Federación.
  •  2008 Mayo (Santa Cruz). Paro por reclamos salariales al básico, horas de viaje y viandas. La huelga se extendió 33 días y en el medio se realizaron las elecciones sindicales.
  •  2009 Marzo. Se firma la Resolución 312 para evitar miles de despidos entre los petroleros de Chubut, la que se extiende a Santa Cruz y Neuquén, incluyendo posteriormente a sectores como los Dragones. Los trabajadores cobran salarios reducidos pero no pierden sus puestos aunque se queden en sus casas. La medida se prorrogó durante todo 2010.
  •  2009 Agosto (Santa Cruz). Paro durante 12 días en reclamo de aumentos salariales.
  •  2010 Septiembre. Se homologan los Convenios Colectivos de Trabajo de los trabajadores convencionales y jerárquicos.
  •  2010 Diciembre (Chubut y Santa Cruz). Paro de Jerárquicos por el encuadramiento gremial de 200 supervisores afiliados que trabajaban en YPF.
  •  2011 Marzo (Santa Cruz). Paro por 20 días en reclamo de la firma del Convenio Colectivo de Trabajo y la remoción de Héctor Segovia como Secretario General del gremio. Finalizó con la Intervención del Sindicato por parte de la Federación.
  •  2012 Junio (Chubut). Huelga por 15 días de Los Dragones, con la toma del yacimiento de Pan American Energy que finalizó con represión y enfrentamientos con la Gendarmería.
  •  2013 Diciembre (Santa Cruz). Condena para los petroleros detenidos en Las Heras por la muerte del policía Sayago (4 condenados a cadena perpetua y 6 con cinco años de prisión).


  • Comentarios

    DEJAR COMENTARIO


    Destacados del día

    Últimas noticias

    Política