×
×
Red Internacional

El Fondo Monetario Internacional (FMI), instó a líderes económicos de todo el mundo a sumarse a una campaña para dejar que los gobiernos gasten dinero. El llamado se dirige principalmente a Estados Unidos y Alemania.

Viernes 10 de octubre de 2014 | Edición del día

Fotografía: wikipedia

Lideres económicos de todo el mundo fueron instados a sumarse a una campaña para dejar que los Gobiernos gasten dinero. Como parte de los esfuerzos para impulsar a una economía global que sigue débil y lenta.

El llamado se produce tras seis años de crisis que han dejado pocas garantías de que la economía esté en buen pie.

Incluso Alemania está en riesgo de caer en una recesión, China se ha desacelerado y a los políticos en Estados Unidos les preocupa que la desaceleración mundial obstruya la recuperación del país.

La directora gerente del FMI, Christine Lagarde, hizo un claro llamado el jueves para que Estados Unidos y en particular Alemania abran sus chequeras y gasten más en proyectos de infraestructura, un giro frente al reciente enfoque del fondo en la deuda de los gobiernos y reformas estructurales que se han probado difíciles de implementar.

"Es un asunto de hacerlo, no sólo de hablar de ello", dijo Lagarde.

Sus comentarios, junto al consenso entre varios países sobre la idea de que los gobiernos deben empezar a gastar de nuevo para apoyar al crecimiento y el empleo, llegan en momentos en que se reconoce que la amplia respuesta de los últimos seis años no ha curado completamente al mundo de las heridas que dejó la Gran Recesión.

Las economías desarrolladas han pasado por grandes ajustes fiscales y hay pocas señales de que emerja un consenso político en Washington para aumentar el gasto; y qué decir de Alemania, el motor de la zona del euro, donde la principal prioridad es cumplir con la promesa de entregar un presupuesto federal completamente equilibrado o con superávit en 2015.

Una política monetaria altamente expansiva ha inyectado billones de dólares en los mercados mundiales, pero mucho de ese dinero se queda entrampado en las reservas de los bancos o en las cajas de las empresas y muy poco se traslada a inversión o gasto de los hogares.

El comercio y las reformas estructurales, señaladas como necesarias para impulsar el crecimiento mundial, se han mostrado políticamente muy difíciles como para hacer una diferencia.

El objetivo ahora es usar una herramienta de la vieja escuela, el gasto público, para entrar donde el sector privado, los bancos y otros no han llegado.

"Ha habido una gran baja de la demanda agregada. Alguien tiene que llenar ese espacio", dijo el vicedirector gerente del Fondo Monetario Internacional, Min Zhu, en un foro con ministros de Hacienda y banqueros centrales en la reunión de otoño (boreal) del FMI y el Banco Mundial.

El FMI ha transmitido sus consejos en los términos prudentes que suele usar, diciendo que una inversión sensata en infraestructura puede impulsar el empleo y el crecimiento en el corto plazo, y con el tiempo pagarse por el incremento de la productividad y un mayor potencial económico de largo plazo.

Funcionarios han estimado que naciones en desarrollo, como India y Brasil, necesitan billones de dólares de gasto de capital.

Economistas en un panel sobre crecimiento y gasto gubernamental mencionaron a Estados Unidos como una economía cuyos puentes, carreteras y puertos necesitan arreglos, que en el corto plazo impulsarían el crecimiento y crearían empleos.
"Hemos visto un crecimiento lento durante mucho tiempo. Hay un papel que la política fiscal tiene que jugar", dijo el vicedirector gerente del FMI, Naoyuki Shinohara, quien agregó que incluso países con fuertes deudas pueden tener margen para conseguir crédito para buenos proyectos.

"Hay margen fiscal que puede usarse".

Redacción ID/ Reuters




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias

Política