×
×
Red Internacional

China planea registrar en 2015 su mayor déficit presupuestario desde la crisis financiera global debido a un aumento del gasto. El primer ministro Li Keqiang indicó que la menor tasa de crecimiento en un cuarto de siglo es el "nuevo estándar" para la segunda mayor economía del mundo.

Viernes 6 de marzo de 2015 | Edición del día

Fotografía : EFE

En comentarios durante la inauguración de la reunión anual del Parlamento en Pekín el jueves, Li anunció una meta de crecimiento de cerca de un 7 por ciento para este año, por debajo de la meta del 7,5 por ciento que fue incumplida por en 2014.

"Los problemas profundamente arraigados en el desarrollo económico del país se están haciendo más obvios. Las dificultades que enfrentamos este año podrían ser mayores que el año pasado” dijo Li en su discurso.

Al delinear las prioridades políticas del Gobierno para 2015, Li afirmó que no menguará el impulso anticorrupción y prometió que combatirá la contaminación ambiental, que calificó como "una plaga sobre la calidad de vida de la gente y un problema que pesa sobre sus corazones".

Al remarcar la necesidad de poner a la economía en un ritmo más sostenible luego de tres décadas de fuerte crecimiento, Li dijo que las prioridades incluyen impulsar reformas en las grandes empresas estatales, además de liberalizar al sistema bancario y a los mercados financieros.

"Al mismo tiempo, el desarrollo económico de China ha entrado en un ’nuevo estándar’", añadió Li.

A corto plazo, las principales autoridades chinas se están esforzando por sostener una economía presionada por el enfriamiento del mercado inmobiliario, altos niveles de deuda y un exceso de capacidad fabril.

A largo plazo, buscan impulsar el consumo para aliviar la sobredependencia en mercados de exportaciones. Para lograr ese equilibrio, el Banco Popular de China redujo las tasas de interés el fin de semana por segunda vez en tres meses.

Pekín planea aumentar el gasto del Gobierno a 17,15 billones de yuanes (2,74 billones de dólares) en 2015, un alza del 10,6 por ciento respecto a 2014.

Eso significará aumentar el déficit presupuestario a 1,62 billones de yuanes, o cerca de un 2,3 por ciento del producto interno bruto (PIB), que se compara con un 2,1 por ciento el año pasado y el mayor desde 2009, cuando Pekín lanzó una serie de medidas de estímulo en respuesta a la crisis financiera.

La economía de China creció un 7,4 por ciento el año pasado, una lectura enérgica de acuerdo a los estándares globales, pero la más lenta para China en 24 años.

Con el aumento de presiones deflacionarias tras un desplome de los precios de las materias primas, Li dijo que China también reduciría su meta de inflación de 2015 a alrededor de un 3 por ciento desde un 3,5 por ciento en 2014.

Un punto clave en la agenda de reformas de China es enfrentar la sobrecapacidad de industrias fuertemente contaminantes y hacer que sus fábricas se muevan hacia arriba en la cadena global de valor.

Además, prometió un mayor papel para las empresas privadas en la economía, que dijo que se abrirá más al reducir a la mitad el número de industrias en que se restringe la inversión extranjera.

Como los líderes del Partido Comunista están pendientes de la estabilidad social, Li dijo que China pretende crear más de 10 millones de nuevos empleos en 2015 y que velará porque la tasa de desempleo no supere el 4,5 por ciento.

Fuente: La Izquierda Diario/Reuters




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias

Política