Economía

Audiencia

Cristina Fernández denunció el endeudamiento en la era Macri, pero su Gobierno lo paga y ajusta

La vicepresidenta expuso durante la audiencia pública y afirmó que los fondos buitres quisieron doblarle la mano, pero se negó. Omitió que su exministro de Economía, Axel Kicillof, quiso volver a los "mercados", pero los especuladores exigieron más concesiones. Acuerdo que luego cerró Macri gracias al apoyo de Massa en Diputados y el Frente para la Victoria en el Senado. Alberto Fernández lejos de rechazar o investigar la deuda fraudulenta, la honra.

Domingo 18 de julio | 19:18

La vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner expuso ante el Tribunal Oral Federal (TOF) 8, en el marco de la audiencia en la que comenzaron a tratarse los pedidos de nulidad formulados contra la causa en la que se investiga la firma del memorándum de entendimiento entre Argentina e Irán.

Cristina Kirchner sostuvo que el armado de distintas causas judiciales también tuvo el objetivo de generar una fuerte suba de la deuda pública para pagarle a los fondos buitre, plan que fue concretado durante el gobierno de Mauricio Macri.

La expresidenta señaló "cuando uno ve todo lo que hicieron me ponía a pensar si fue solamente para perseguir a los opositores políticos. Yo creo que también hubo otras cosas. En los años que me tocó ser presidenta nos habían declarado la guerra los buitres que querían cobrar de la Argentina, decían que había que pagar porque después iba a venir mucha inversión".

Te puede interesar: No fue magia: desmontando los mitos de la década kirchnerista

Fernández mostró cómo los principales diarios europeos publicaban notas sobre un supuesto pacto entre el gobierno argentino y el gobierno de Teherán, y explicó que aquellas solicitadas eran pagadas por la Task Force Argentina, que, según sus palabras, fue "un grupo de choque de los fondos buitre" que quiso "doblarle la mano". "Quisieron doblarme la mano por años para pagarles cualquier cosa, y me negué", afirmó.

¿Se negó a pagarle cualquier cosa a los especuladores? Los “pagadores seriales”, como autodefinió Cristina Fernández a los gobiernos kirchneristas, pagaron U$S 200 mil millones de deuda pública: para eso utilizaron recursos de la Anses (es decir, de los jubilados), recurrieron a fondos del Banco Nación y a las reservas del Banco Central. Todo para honrar la deuda.

Sobre el litigio con los fondos buitres, Axel Kicillof, entonces ministro de Economía quiso volver a los "mercados". Para eso hizo acuerdos entreguistas con el Club de París, el Ciadi y Repsol. En el primer caso, les reconoció una deuda superior a lo que era. También el exministro elaboró una Ley de Pago Soberano en la que volvió a ofrecer 300 % de ganancias a los fondos buitres que litigaban en Nueva York. Pero los especuladores exigían 1.600 % o más de ganancias, algo que luego les otorgó el macrismo gracias al voto del Frente para la Victoria en el Senado, y del actual presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa.

Te puede interesar: Informe especial: la deuda pública, de CFK a Macri

También hay que recordar que durante los gobiernos kirchneristas, tras el default de la deuda de 2001, se realizaron dos canjes (2005 y 2010) para reestructurar la deuda y volver a pagar. Claudio Lozano, director en el Banco Nación, en su libro “La deuda ilegítima” criticó lo que denomina el megacanje de Kirchner, Duhalde, Lavagna y Prat Gay (quien hasta 2004 fue presidente del BCRA) y denunció que fue un canje inconstitucional, ilegal y sospechado. Según el economista, se trató de una reestructuración de la deuda sin quita a pesar de lo que destacaban las autoridades en esos momentos. Es decir, los especuladores hicieron grandes negocios con la deuda.

A pesar de los pagos millonarios durante el kirchnerismo la deuda pública era de U$S 240 mil millones cuando culminó la gestión de Cristina Fernández.

Otra vez al Fondo

La expresidenta se preguntó en su exposición "¿que pasó después de pagar a los fondos buitre? Cuando Néstor (Kirchner) recibió el Gobierno, en el año 2004 debíamos el 116,6 por ciento del Producto Bruto Interno (PBI) interno, la Argentina debía un producto y un cuarto más de lo que producía. En 2015, cuando termina nuestro gobierno, (la deuda representaba) el 37,4 por ciento solamente del PBI. Teníamos deuda en moneda dura de solo un 13 por ciento. Miren lo que pasó en apenas cuatro años: del 37,4 por ciento, a fines de 2019 pasamos al 72,6 por ciento, casi la duplicaron".

La deuda pública creció de manera acelerada con Macri. Según datos del ministerio de Economía, la deuda en 2015 representaba el 52,6 % del PBI (un porcentaje superior al que dijo Cristina Fernández) y con Macri en 2019 escaló al 88,8 % del PBI. La vicepresidenta no agregó en su gráfico qué sucedió en 2020 que trepó al 102,8 % y en 2021 sigue en ascenso.

Durante el macrismo el FMI otorgó un préstamo millonario para financiar la campaña electoral de Macri. Acuerdo que no pasó por el Congreso, además de otras irregularidades. Esto no fue todo, también se emitió un bono a cien años, que beneficiaba a un fondo que fue administrado por Luis Caputo, expresidente del Banco Central.

Te puede interesar: FMI al rescate: el infierno está encantador

Cristina Fernández denuncia el endeudamiento macrista. Sin embargo, el Gobierno del Frente de Todos decidió honrar dicha deuda sin suspender los pagos para realizar una investigación. Así, se reestructuró la deuda con los lobos de Wall Street, y se negocia con el FMI un nuevo acuerdo de Facilidades Extendidas a 10 años, que incluirá reforma laboral, previsional y tributaria. Desde que asumió Fernández hasta mayo de este año se pagaron alrededor de U$S 6.500 millones (en base a datos de la Oficina de Presupuesto del Congreso) para los compromisos con organizaciones internacionales de crédito (como el FMI) y deudas contraídas con otros Estados.

Mientras la deuda se paga, el Gobierno se avanzó con un fuerte ajuste en plena pandemia con recortes en términos reales en jubilaciones, salarios de empleados públicos, partidas como salud y se eliminó el IFE. Es decir, se comprobó lo que denunció la izquierda: que era imposible sostener los pagos de deuda sin atacar al pueblo trabajador. A pesar del relato de Cristina Fernández, la deuda es la prioridad oficial, en vez de destinar dichos recursos para fortalecer el sistema de salud o para construir viviendas.

Te puede interesar: Ajuste, lucha de gabinete y lucha de clases

La historia del país ya demostró que los gobiernos patronales pagan todo lo que pueden apelando al ajuste, y cuando eso ya no es posible, se reestructura para seguir pagando. Así, la deuda se perpetúa en el tiempo.
Hay que rechazar el pago de la deuda y el acuerdo con el FMI, es decir, proponer su desconocimiento soberano junto a otras medidas como la nacionalización de la banca y el comercio exterior para reorganizar la economía en función de las necesidades de las mayorías y no de unos pocos.

Te puede interesar: Conversatorio: caminos de independencia frente al FMI y la deuda






Temas relacionados

Reestructuración de deuda   /   Deuda   /   Deuda externa   /   Mauricio Macri   /   Cristina Fernández de Kirchner   /   FMI   /   Deuda pública   /   Economía Nacional   /   Economía

Comentarios

DEJAR COMENTARIO