×
×
Red Internacional

Panorama económico. El Gobierno negocia un pacto de sumisión con el FMI con la excusa de la “pandemia macrista”

El oficialismo sigue la negociación con el Fondo para cerrar un acuerdo, y busca el respaldo político del socio mayor, Estados Unidos. A fines de enero vencen casi U$S 1.100 millones, un pago que debilitará las arcas del Central. Cristina Fernández justificó el pago millonario al Fondo, pero hay otra alternativa: rechazar el acuerdo.

Viernes 21 de enero | Edición del día

La negociación con el FMI se empantanó, así lo reconoció el ministro de Economía, Martín Guzmán, en la presentación que realizó ante los gobernadores hace unas semanas. El organismo internacional, que otorgó el préstamo más grande en la historia del FMI al macrismo, ahora no quiere ceder y ya rechazó los pedidos del Gobierno como la eliminación de la tasa de sobrecargo, o conceder un plazo mayor a diez años para devolver el acuerdo.

Mientras persisten las diferencias con el Fondo, el Gobierno busca desesperadamente el respaldo político de Estados Unidos, el socio mayoritario del FMI. Así, esta semana el canciller Santiago Cafiero viajó a Washington para reunirse con su par Antony Blinken. Desde Argentina publicaron un comunicado entusiasta sobre el encuentro que mencionó que el país del norte “apoya firmemente las negociaciones con el FMI y aspira a una pronta resolución positiva” mientras que el comunicado de Estados Unidos (más escueto) mencionó la negociación de Argentina con el FMI y sugirió “presentar un marco de política económica sólido que devuelva el crecimiento al país”. ¿Es una manera de patear otra vez la negociación hacia el sector económico del gobierno estadounidense? ¿Alcanza la declaración política de Estados Unidos para cerrar un acuerdo con el Fondo o el visto bueno deberá darlo el Tesoro? Allí tiene peso David Lipton, quien representa al ala dura y fue el número dos en el FMI cuando se otorgó el préstamo a Macri por pedido de Trump. Esperar y ver.

Te puede interesar: ¿No hay más alternativa que el infierno del Fondo?

En tanto, Argentina enfrenta nuevos vencimientos con el FMI. El 28 de enero hay un vencimiento por U$S 717 millones de capital y el primero de febrero otro por U$S 368 millones en concepto de intereses. Es decir, las debilitadas reservas del Banco Central perderían casi U$S 1.100 millones cuando se concrete el pago. En marzo habrá un vencimiento fuerte. La incertidumbre sobre el acuerdo y las bajas reservas impulsaron esta semana el aumento del dólar blue y los financieros en torno a 5 %. Por eso el Gobierno negocia a contrarreloj y bajo presión de los "mercados".

Además, el contexto internacional es adverso. La Reserva Federal anticipó una suba de las tasas que impactará en Argentina como en otros países atrasados y dependientes. El propio FMI advirtió en un artículo de Stephan Danninger, Kenneth Kang y Hélène Poirson, que “las economías emergentes deberían prepararse para posibles episodios de turbulencia económicas" y recomendó “dejar que las monedas se deprecien y elevar las tasas de interés de referencia”. La titular del Fondo, Kristalina Georgieva, en sintonía con el documento, disertó en el Foro económico de Davos y sugirió a los países con elevados niveles de deuda en dólares, que “si tienen que extender vencimientos, por favor háganlo, si tienen que hacer correcciones cambiarias, es el momento para hacerlo”. Otra vez la receta es devaluar, una medida que aceleraría la inflación y provocaría una caída del poder de compra de los salarios.

Monitorear de cerca el ajuste

Guzmán reconoció que el FMI exige un mayor ajuste fiscal que el ofrecido. Sin embargo, eso no sería el impedimento para cerrar el acuerdo, el ministro estaría dispuesto a aceptar una reducción del déficit del 1 % del PBI anual en lugar del 0,7 %. No sorprende la disposición de Guzmán a recortar, el 2021 cerró con un déficit fiscal primario del 3 %, según difundió el Ministerio de Economía, es un porcentaje por debajo de lo proyectado en el Presupuesto.

Te puede interesar: Alberto Fernández y el salvavidas de plomo del FMI

Para el 2022 el Gobierno también sigue por el sendero del ajuste. En el presupuesto prorrogado para este año se observan recortes en relación al presupuesto 2021 en salud (-8 %), servicios sociales (-2 %), y educación y cultura (-8 %), según datos de la Oficina de Presupuesto del Congreso. Esta es la baja nominal de partidas, es decir que si se considera la inflación, que se proyecta mayor al 50 % para este año, la poda de partidas será más alta.

El obstáculo en la negociación, que implicaría otro costo político para el oficialismo, es la exigencia del mecanismo de "enforcement" (aplicación) de las condiciones que se pactarán en el acuerdo con el FMI, según reveló el periodista Alejandro Bercovich en Bae Negocios. De esta manera, las revisiones trimestrales que haga el organismo internacional, en caso de cerrarse un acuerdo, serán técnicas y vinculantes, lo que significa que cada desembolso para pagar la cuota de la deuda estará condicionado a que se cumpla la meta del trimestre anterior. No habría salvaguarda política ni intercedería el Directorio, será el staff del FMI el que monitorearía que se cumplan las metas. El país estaría en manos del Fondo.

Cristina abre el paraguas ante la catástrofe que nos amenaza

La vicepresidenta Cristina Fernández publicó una nueva carta esta semana reconociendo que se destinaron más recursos para pagar la deuda con el FMI que para atender las necesidades de la pandemia. Durante 2021 se destinó el 1,1 % del PBI a pagarle al Fondo y solo un 0,9 % a los gastos de pandemia.

Es posible que la carta de Cristina sea una respuesta a lo que pide el Fondo de monitorear la economía y que sus recetas se cumplan. Si el Gobierno lo acepta, la expresidenta se anticipa a responsabilizar al gobierno anterior por la entrega del Frente de Todos.

Te puede interesar: La "pandemia macrista": el argumento de Cristina para justificar más pagos al FMI que para el covid

También la vicepresidenta afirmó que “nunca se va acabar” lo que sucede por “la pandemia macrista”, cuando volvió el FMI en 2018. La confesión de Cristina Fernández es que la deuda se perpetúa en el tiempo, y así es si se está dispuesto a honrar la deuda. Esto es lo que sucede bajo estos gobiernos, ya que los gobiernos patronales pagan todo lo que pueden apelando al ajuste, y cuando eso ya no es suficiente, otra vez se reestructura la deuda para seguir con los pagos. Honrar la deuda externa en beneficio de los especuladores y del FMI ya nos llevó a catástrofes económicas y sociales permanentes.

Pero este no es el único camino posible como lo quiere mostrar la expresidenta. El acuerdo con el Fondo incumplió hasta su propio estatuto, como lo reconoce el Frente de Todos, ¿por qué hay que reconocer el acuerdo? Hay que rechazar el acuerdo y movilizarse por el desconocimiento soberano de la deuda, que es una medida esencial para terminar con la decadencia a la que somete la clase capitalista a las mayorías populares, junto a otras medidas de soberanía nacional y en defensa de los recursos tales como la nacionalización de la banca y el comercio exterior.

Te puede interesar: ¿Nunca se va a acabar la "pandemia macrista"? Sí, hay otra salida: romper con el FMI




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias

Política