×
×
Red Internacional

Reproducimos el relato de vida de un peón rural del Departamento de Ledesma, de la Provincia de Jujuy que empieza a organizarse con la Seccional de UATRE Ledesma. Compartimos las palabras de quienes mueven el campo.

Lunes 30 de mayo | Edición del día
Autor: Un peón

Desde los 13 años trabajé en esta finca, mas de 30 años ya, ahí crecí creyendo que todo lo que pasaba era natural. Lo que se vivía.
El patrón era el patrón y eso le daba derecho a hacer lo que él quería, a hacernos trabajar 12hs y pagarnos lo que decía.

Al mediodía nos mandaba una hora a comer a nuestras casas, pero muchas veces nos hacía quedar, nos daba un pedazo de pan y fiambre, comer en 10 minutos y con eso teníamos que aguantar todo el día.

Incluso había veces que nos hacia trabajar toda la noche y al otro día seguir mal comidos, mal dormidos, sin poder ver a nuestras familias.

¡Por dios! Si hasta creía que tenía derecho a echarnos cuando quería, él es el dueño de la finca, él es el que decidía Eso es lo que me enseñaron y eso es lo nos enseñaban todos los días.

Pero ahora sé que no es así, no estaba bien que me haga trabajar 12 ni 14hs por día, o que me llame a cualquier hora de la noche a que le vaya a arreglar una máquina. Me cansé de vivir engañado y creer que el patrón era dueño de nuestras vidas.

Basta de creer que nuestra pobreza es natural e inevitable, como el verano y el invierno.

Conocer a la UATRE- Ledesma, me ayudó ver que no estaba bien que los perros del patrón tengan más comodidades que nuestras familias. Sus perros con aire acondicionado y nosotros, ni ventilador podíamos comprar.

No está bien que él se llene de plata, mientras nosotros luchamos para llegar a fin de mes. Luchamos para que a nuestros hijos no le falte la comida, la ropa, la educación, mientras los "señores" viven en mansiones, cambian cuando quieren las 4x4. ¿Y de dónde sacan plata para eso? Me doy cuenta que de nuestro trabajo, de lo que producimos nosotros. Y ¿por qué si nosotros somos los que hacemos todo, contamos las monedas?

Tenemos que ver la verdad, ellos no tienen derecho a tratarnos así. Hay que empezar a hacer respetar nuestros derechos, yo lo empecé a hacer; tenemos que unirnos y organizarnos todos para hacerlo posible.

Mi abuelo trabajó en la misma finca, con el mismo patrón, y en las mismas condiciones. Mi padre también; ahora yo. No quiero que mis hijos pasen por lo mismo.

Somos muchos más que ellos y lo podemos cambiar.

Continuará...




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias

Política