×
×
Red Internacional

Wall Street tuvo este jueves una fuerte baja de 300 puntos en el índice Dow Jones, la mayor caída en 6 meses. El resto de las bolsas del mundo arrastraron malos resultados. Preocupa el futuro de la economía mundial.

Viernes 10 de octubre de 2014 | Edición del día

Fotografía: Emmanuel Huybrechts

Wall Street cerró ayer jueves con fuertes descensos y el Dow Jones de Industriales, su principal indicador, perdió más de 300 puntos y cayó un 1,97%, justo un día después de haber vivido su mejor jornada del año. La caída del Dow Jones –que agrupa a las mayores firmas cotizadas en el país- es la mayor en los últimos 6 meses.

El índice Dow bajó 334,78 puntos hasta las 16.659,44 unidades, mientras que el selectivo S&P500 terminó con un descenso del 2,07 % (-40,68 puntos) hasta los 1.928,01 enteros.

Por su parte, el índice compuesto del mercado Nasdaq, -empresas tecnológicas-, cayó este jueves un 2,02 % (-90,26 puntos) hasta situarse en 4.378,34 unidades.

Las principales bolsas de Europa (Madrid, Milán, París, Londres) y de Tokio también mostraron resultados negativos.

Aunque sea muy difícil pronosticar el funcionamiento y el “estado de ánimo” de las bolsas, sus vaivenes, euforias y caídas reflejan en muchas ocasiones los movimientos profundos de la economía.

Así las cosas, las bolsas del mundo acusaron recibo de los datos desfavorables sobre la marcha de la economía mundial. El martes el FMI anunció un recorte los pronósticos de crecimiento de la economía del 3,4 este año y un 3,8% en 2015.

La economía Europea según Largarde del FMI hay un 40% de posibilidades de que entre en recesión. La situación de Alemania con su economía estancada en el segundo trimestre y una fuerte caída del 4% de su producción industrial en Agosto respecto al mes anterior, aporta un panorama nada alentador.

La caída de Wall Street puede ser una señal de alerta a quienes conducen la economía norteamericana y se debaten entre retirar los estímulos monetarios y subir la tasa de interés. Esta medida es un tanto controvertida porque ejerce una presión contractiva cuando la tendencia es hacia un menor nivel de actividad en todo el mundo. Y Estados Unidos no puede “cortarse sola”. Sin dudas, las bolsas seguirán dando que hablar tanto como los funcionarios.

redacción ID / Fuente: Reuters, Ámbito Financiero.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias

Política