CRÓNICA DE LA DESINVERSIÓN

Incendios en la Patagonia: disminuyeron el presupuesto para control y manejo del fuego

En el último informe se contabilizan cinco focos de incendio activos. El fuego alcanzó más de 1500 hectáreas, arrasó viviendas enteras en poblados de la Comarca Andina y dejó cientos de personas evacuadas en gimnasios. ¿Y el presupuesto para combatirlo?

Amelia Robles

Redacción LID | @revueltalmundo

Viernes 12 de marzo | 11:04

Continúan cinco focos de incendio activos. El lugar más afectado es el conocido como "parcela 26" en zona de Las Golondrinas, jurisdicción de la localidad chubutense de Lago Puelo, cerca del límite con Río Negro. Las otras localidades afectadas son Cerro Radal, El Hoyo, Paraje El Maitén, Epuyén, Solís, El Boquete, El Blanco y Cholila. Localidades con severos daños en los servicios públicos, varias de ellas sin agua ni electricidad.

Las imágenes de cómo ardió la Patagonia son fáciles de encontrar, lo difícil es encontrar información de qué porcentaje de los presupuestos de las provincias de Chubut y Río Negro se ejecutó para prevenir o al menos estar mejor equipados para enfrentar estos incendios.

La Izquierda Diario habló con Juan Cabandié, ministro de Ambiente y Desarrollo Sustentable cuando visitó Chubut, y admitió que “la situación del fuego no terminó, los focos ígneos están contenidos pero no del todo apagados”.

Te puede interesar: Incendios en la Patagonia: la lluvia traería alivio pero hay cientos de casas quemadas y de evacuados

Ulises Crauchuk corresponsal en el Bolsón entrevistó al ministro y le consultó sobre las partidas presupuestarias de Nación con el fin de combatir los incendios.

Con un millón de hectáreas quemadas en todo el país, y con focos de incendios acá en la Comarca pero también en el resto del país. Se planteó esta alícuota del 3 por mil, respecto a las pólizas de seguro. ¿A qué se va a destinar ese dinero?

Cabandié: "A infraestructura, a logística, la operatoria, los aviones, a cursos aéreos, todavía intraestatalmente tenemos deudas con el Ministerio de Defensa, de los fuegos producidos el año pasado. Ese presupuesto va a ser para eso. Hablé con el Ministro Rossi, existiría la posibilidad de comprar medios aéreos hidrantes que los tenga Fuerza Aérea".

En 2012 se realizó la compra de 26 aviones, se destinó el dinero incluso. ¿Se investigó que pasó con eso?

Cabandié: "Se compraron todos los camiones hidrantes que vos ves, se compraron con ese anuncio. Yo no estaba en ese momento en la función del ministerio, secretaría en ese momento, pero no sé si el mejor plan es comprar, es un debate incluso dentro de los brigadistas, o si alquilar...el alquiler resulta muchas veces excesivo, según el mecanismo de contratación, creo que sería mejor para el Estado si la Fuerza Aérea pudiese comprar, pero para eso necesitamos los recursos suficientes".

Podés leer: Nicolás del Caño: “¿Dónde están los recursos para combatir los incendios?”

Toda desinversión es política

La reducción de un 43% en el presupuesto para el control del fuego luego de un 2020 con incendios en todo el país es una decisión política. El presupuesto cayó a la mitad este año en comparación con 2019, y sufrió una pérdida del 42,9% en términos reales, considerando la inflación del período y las proyecciones del Gobierno para 2021.

Según el Servicio Nacional de Manejo del Fuego (SNMF) en los dos primeros meses del 2021 más de 4 mil hectáreas fueron afectadas a lo largo del país. A los 2500 focos de incendio en el Delta se le suman las miles de hectáreas en la Patagonia.

En un año se quemaron 1 millón de hectáreas. El SNMF cuenta con tan solo el 0,003% del presupuesto del año 2021. Entre los años 2017 y 2019, el 20% de los fondos no se ejecutaron, mientras que en el 2020 no se ejecutó el 37% del presupuesto, informa la Fundación de Ambiente y Recursos Naturales (FARN).

El presupuesto para el Servicio Nacional de Manejo del Fuego 2021 es de $282.876.000 cuando en el 2020 fue de $441.000.000. A esto se le suma que de los gastos totales previstos para las acciones de protección civil, se retrocedió del 0,061 al 0,042% del total en el presupuesto.

Mapa de incendios forestales

¿Qué presupuestos destinan Río Negro y Chubut al manejo del fuego?

En Río Negro el organismo competente, el Servicio de Prevención y Lucha contra Incendios Forestales (SPLIF) pertenece a Producción y Agroindustria. En Chubut está el Servicio Provincial de Manejo del Fuego (SPMF) y el área de Incendios, Comunicación y Emergencia (ICE) del Parque Nacional Lago Puelo.

En Río Negro los ingresos totales del 2020 fueron de más de 108 mil millones de pesos. (108.991.000.000) superando lo del año anterior, el 2019, en un 39%. Los recursos compuestos por impuestos provinciales y regalías, representaron en el presupuesto 2020 el 38,42% del total de recursos corrientes de la provincia. El presupuesto de Río Negro para el 2021 presentado por la gobernadora Arabela Carreras rondará los 140.000 millones de pesos. Las regalías hidrocarburíferas fueron de 9.318 millones de pesos, significando un salto interanual del 46%, según se analiza en el Foro de Presupuesto 2020 de Río Negro.

Como denunció La Izquierda Diario, se mantiene el congelamiento de ingresos al SPLIF decretado por Weretilneck hace dos años y medio y la decisión del ejecutivo de suspender la contratación de personal extra en temporada de incendios hace dos años.

En Chubut el presupuesto fue la continuidad del duro ajuste que viene llevando adelante hace más de un año. Objetivamente, la única partida que creció por encima de la inflación fue el pago de intereses de la deuda. En 2021 se pagarán 11.092 millones de pesos de deuda, tres veces más que el presupuesto destinado al Instituto Provincial de la Vivienda, por citar solo un ejemplo.

Ante este crimen ambiental y social, la provincia de Chubut declaró la emergencia ígnea por un año, habrá ayuda por diez millones de pesos y la Legislatura aportará otro monto por poco más de $ 1,7 millones para cinco localidades afectadas.

Por otro lado, Arcioni sigue tratando de aprobar el proyecto de zonificación 128/20 que habilita la megaminería en la zona de la meseta central de la provincia, a pesar de la fuerte oposición social de quienes se movilizan permanentemente en las ciudades chubutenses. Prioridades del plan del oficialista Mariano Arcioni, que están en sintonía con las políticas de ajuste del Gobierno de Alberto Fernández y la hoja de ruta que les traza el FMI.

Defienden el extractivismo en ambos lados de la grieta

“Quieren hacer de la Patagonia una zona de sacrificio” fue una de las frases que más se repetía en las redes sociales ante el descontento que produjo la escasa cantidad de recursos que movilizó el Gobierno nacional a combatir el fuego y mitigar los incendios: 3 aviones, 2 helicópteros, 112 brigadistas, 4 autobombas, 13 pick ups y una Tráfic es lo que declaró la cartera de Ambiente en un comunicado.

Paralelamente se replican en todo el país los ejemplos de solidaridad entre los de abajo, con centros de acopio y cadena de distribución de donaciones en distintas provincias. El Estado elige no resolver esta crisis socioambiental, tiene la capacidad de hacerlo con el aumento de las partidas presupuestarias y recursos necesarios a disposición. Pero hacerlo requiere tocar la ganancia capitalista.

El fracking recibió 542 veces más dinero que el Servicio Nacional de Manejo del Fuego. Queda claro que continuar y profundizar el modelo extractivista es una de las prioridadades en la agenda del Gobierno.

Hay varios proyectos de ley que han impulsado en las distintas legislaturas desde el Frente de Todos para combatir los incendios, tanto en Río Negro

https://web.legisrn.gov.ar/legislativa/proyectos/documento?c=P&n=916&a=2020&e=original
como en Chubut. Lo central de esta cuestión es que el presupuesto negado lleva inmediatamente a cuestionar dónde están los recursos.

Mientras ya se habla de pérdidas enormes, técnicos y expertos alertan sobre las consecuencias. Este medio consultó a una trabajadora de la parte técnica de uno de los organismos que interviene en el control de los focos activos, quien adelantó que las consecuencias más graves de los incendios son la alteración del sistema natural, la pérdida de la denominada biomasa, la estructura vegetal, la descomposición de hábitat y extinción, el peligro de especies endémicas en la región, la reducción de la diversidad y un efecto prolongado en el tiempo luego del fuego.

Según datos de la cartera de Ambiente, tras los incendios ocurridos durante el 2020 la perdida fue estimada entre USD 1.100 y 3.700 millones por año, apenas entre el 5% y el 7 % de la producción de soja. Un vuelto insignificante si contemplamos que en los últimos tres años las petroleras se llevaron de Vaca Muerta la cifra exorbitante de 3 billones de pesos ($3000.000.000.000) y enero rompió el récord de producción de los últimos 14 años, con ganancias netas de 1400 millones de pesos por día.

Los recursos están. Lo que hoy se destina al pago de la deuda, lo que se va por la fuga de capitales, lo que se apropian los grandes propietarios agrarios, los empresarios “nacionales” y las multinacionales que saquean el país, debe ser destinado a salud, a educación, a viviendas, a cubrir todas las obras y equipamiento necesarias para combatir los incendios, medidas que protejan el medioambiente, etc. Los recursos deben ser puestos verdaderamente al servicio de las necesidades del pueblo trabajador y las mayorías populares. Todo incendio es político.






Temas relacionados

Comarca Andina   /   Incendios forestales   /   Juan Cabandié   /   Patagonia

Comentarios

DEJAR COMENTARIO