×
×
Red Internacional

El primer ministro italiano, Mario Draghi. aprobó el estado de emergencia por la sequía extrema en el norte de Italia, se trata de la peor crisis hídrica en 70 años, esto en el marco de meses con niveles de lluvia debajo de lo normal en el Mediterráneo, uno de los puntos rojos de la crisis climática.

Jueves 7 de julio | Edición del día

El primer ministro de Italia, Mario Draghi, decretó este lunes el estado de emergencia en cinco regiones del Norte y anunció que destinará 36,5 millones de euros para hacer frente a la sequía que azota la llanura Padana desde hace semanas.

Esto tras meses de lluvias por debajo del promedio histórico, que han llevado a la peor sequía en el territorio italiano desde hace 70 años, la emergencia se declaró para las provincias Emilia-Romaña, Friul-Venecia Julia, Lombardía, Venecia y en el Piamonte hasta el 31 de diciembre, donde ya comenzaron medidas de racionamiento de agua.

Esto aunado a una intensa ola de calor que se ha extendido por todo el territorio de la Unión Europea y que ha sobrepasado los 45°C en algunas ciudades de Italia, lo cual incluso ocasionó un alud de hielos glaciares en los Alpes el fin de semana que costó la vida de al menos 13 personas que continúan desaparecidas.

Comienza el racionamiento de agua

En los últimos días, varios municipios del norte de Italia anunciaron medidas restrictivas, tal es el caso de Verona que empezó a racionar el uso de agua potable; o Milán, que anunció el cierre de sus fuentes decorativas. Además, a causa de la sequía, la producción de energía hidroeléctrica ha caído fuertemente.

Las instalaciones hidroeléctricas, ubicadas en su mayoría en los macizos montañosos del norte del país, son responsables de casi el 20% de la producción energética nacional y el racionamiento de agua ocasionará mayores cortes a la energía que ya tiene una fuerte presión desde hace varios meses producto de la guerra de Rusia contra Ucrania.

El río Po, uno de los más grandes y caudalosos del país ya presenta zonas completamente secas y esto ha llevado a uno de los mayores sindicatos de agricultores el Coldiretti, a alertar que al menos el 30% de la producción agrícola nacional estaría amenazada además de la producción ganadera.

Al mismo tiempo esta situación podría extenderse a todo el país, pues los lagos Mayor y de Garda presentan unos niveles inferiores a los normales en este periodo del año, y, más al sur, el nivel del río Tíber, que cruza Roma, también ha bajado.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias

Política