×
×
Red Internacional

CONFLICTO SOCIOAMBIENTAL EN RIO NEGRO. Joe Lewis vuelve a la carga: ahora con la Hidroeléctrica Río Escondido, también ilegal

Nación le otorgó a Patagonia Energía la concesión al doble del valor de otros oferentes de energías renovables. La vinculación con el resistido proyecto en la reserva hídrica Cumbreras del Mallín.

Viernes 27 de enero de 2017 | Edición del día

El capitalismo "verde" sigue generando nuevas injusticias ambientales. En este caso, a través de las políticas que se llevan a cabo desde el Gobierno nacional de Mauricio Macri, con el supuesto objetivo de paliar la crisis energética en Argentina mediante la utilización de energías renovables.

A través del programa RenovAr, en Río Negro se ha fomentado la concentración de capital y poder en pocas manos, evitando destinar fondos para la generación descentralizada y otorgándole atractivos beneficios a las grandes empresas, como lo es la compra del MW al doble del precio de la energía “sucia”. Este beneficio para las empresas lo terminará pagando el consumidor final en su factura de electricidad.

Mientras Macri nos adoctrina para poner nuestros aires acondicionados a 24° C, continúa el derroche energético empresarial, con actividades extractivas como el fracking y la megaminería, con 322 proyectos en distintos grados de avance de los cuales 44 estarían violando la Ley de Glaciares.

En el marco del programa RenovAr, el presidente Mauricio Macri participó esta semana de la firma de 16 contratos de proyectos de energía renovable, que agregarán 817,76 megavatios (MW) al sistema interconectado nacional. Entre ellos, se encuentra el de la Hidroeléctrica Río Escondido, de 7,2 MW, perteneciente a Patagonia Energía, propiedad de Joe Lewis, el magnate inglés defendido por su amigo Mauricio Macri. El multimillonario, es famoso por no permitir el acceso al Lago Escondido apropiado dentro de sus 15.000 hectáreas. Asimismo, es rechazado por sus fuertes conexiones con el resistido megaloteo planeando un enclave turístico de élites VIP, en una zona de máxima protección ambiental, que nutre de agua a El Bolsón y zonas aledañas.

La central hidroeléctrica Río Escondido se ha logrado construir gracias al aval gubernamental municipal, provincial y nacional, que ampararon diferentes irregularidades ambientales y legales. Nación otorgó la concesión de abastecimiento eléctrico a Patagonia Energía a 111 U$S MW/h, al doble del valor de otros oferentes de energías renovables.Para el soterramiento del cableado, en la zona de Mallín Ahogado cercana al río Azul, se comenzó a talar bosque nativo y realizar excavaciones sin ningún aviso, mientras la legislación describe que el tendido debería hacerse por la ruta 40 hasta Los Repollos, un paraje alejado a 20 km de Mallín Ahogado. Finalmente, en forma unilateral utilizando la política de los hechos consumados a lo que nos tiene acostumbrados Lewis y sus testaferros, las obras terminaron pasando por la base del cerro Perito Moreno y la Pampa de Ludden, donde se quiere emplazar el megaloteo, que no podría disponer de electricidad de otra forma.

Además, para su construcción tuvieron que violar la Ley Provincial 4.615, por la cual el gobierno de Weretilneck en Río Negro le otorgó la concesión de agua durante 30 años para la producción de energía. La ley establece un plazo máximo de 5 años para terminar las obras objeto de la concesión, incluyendo la conexión, plazo que expiró hace más de un año, en diciembre de 2015.

Estas irregularidades fueron denunciadas por el Consejo Ambiental de El Bolsón (CAMEB), que es un cuerpo consultivo creado por la Carta Orgánica, pero desde diciembre de 2015 fecha de la asunción del nuevo intendente, Bruno Pogliano, no ha podido ejercer sus funciones por diferentes impedimentos que ha puesto el Gobierno municipal. El CAMEB ha sido ignorado por la nueva gestión, que deslegitima a sus consejeros, denunciando públicamente que están obsoletos en sus funciones. Sin embargo, el art. 11 del Reglamento de Funcionamiento del CAMEB prescribe que “Los Consejeros durarán dos años en el cargo a partir del momento de su designación formal y hasta el cumplimiento de su mandato. Deberán permanecer en el cargo hasta que los nombrados para sustituirlos sean designados por el Concejo Deliberante”. La nueva gestión todavía no los ha renovado.

La central hidroeléctrica se pondría en funcionamiento en marzo de 2017, justo en un momento en que resurge fuertemente la resistencia contra el enclave turístico de élite, que estaba detenido por la justicia desde mayo de 2013, en que fue frenado por la movilización popular y un amparo favorable al reclamo del pueblo. La desviación del tendido eléctrico hacia el centro de esquí y hacia la zona en donde se pretende una villa de ricos montada sobre la reserva de agua para riego y bebida, generan grandes sospechas en el pueblo. ¿Cuál es la verdadera utilidad de esta central hidroeléctrica? ¿Abastecería estas nuevas demandas en lugar de solucionar los graves problemas energéticos de El Bolsón, como lo prometió el intendente Bruno Pogliano?

Los diferentes y sucesivos gobiernos, nuevamente, nos demuestran que el Estado está al servicio de los ricos y poderosos, pero nunca a favor de los intereses populares. Al mismo tiempo, el capitalismo nos demuestra que se apropia de demandas reales concretas de la población como puede ser la generación de energía limpia y sustentable, para fortalecer aun mas su poder y sus grandes negociados.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias

Política