Carta abierta a los trabajadores del ARS

José Montes: "Retomar nuestras mejores tradiciones para enfrentar los ataques que vienen"

Reproducimos la carta abierta de José "negro" Montes, histórico luchador del Astillero Río Santiago y dirigente obrero del PTS, a sus compañeros de la fábrica.

Lunes 10 de mayo | 10:00

Foto: José Montes

Carta abierta a mis compañeros de nuestro querido Astillero Río Santiago

En el 2018 cuando arreciaban los intentos de Macri-Vidal de “dinamitar” al Astillero, en una masiva asamblea les pedí que a pesar de que me había jubilado, me dieran el derecho a estar en la primera fila de la lucha para defender a nuestro Astillero de un nuevo ataque. Ustedes respondieron, aprobando mi pedido, casi por aclamación, lo cual me llenó de orgullo.

Orgullo de pertenecer a una de las fábricas más combativas de la clase obrera argentina. Orgullo de ser, tal vez, la única empresa estatal, que Menem y Duhalde no pudieron privatizar por la lucha que dimos, defendiendo nuestra fuente de trabajo. Orgullo de ser parte durante más de 30 años de la resistencia a los ataques de los distintos gobiernos de turno.

Pero no quiero hablar solamente de nuestra historia, sino más bien apoyarnos en nuestra historia para enfrentar el presente y los nuevos ataques que preparan para tratar de doblegarnos.

En el marco de la “Segunda Ola” de la pandemia del Covid, crecen los contagios y las muertes, el gobierno sigue insistiendo con el problema “son las reuniones sociales y la responsabilidad individual”. Miran para otro lado mientras los principales focos de transmisión están en los colectivos, trenes, subtes, donde los trabajadores viajamos como ganado. Miran para otro lado mientras en los lugares de trabajo no se garantizan los protocolos de seguridad y las medidas de higiene, brillan por su ausencia, transformándose en los verdaderos focos de contagios: en Toyota suspendieron un turno completo por los contagios, suspensión de trenes y vuelos aéreos por los contagios en su personal. En Destilería más de 70 trabajadores contagiados en pocos días. En el ARS, murió un joven trabajador y la empresa no informo en el sector, donde estuvo en contacto con sus compañeros, podríamos seguir, pero la lista sería interminable.

Frente a esta realidad el gobierno y las patronales tiene acuerdo en que la “economía tiene que funcionar cueste lo que cueste”, porque para ellos “la vida de los trabajadores no importan”. Para esto cuentan con la complicidad de la burocracia sindical de todas las centrales, miran para otro lado y ni se les ocurre una medida en defensa de los trabajadores precarizados, los más afectados por las consecuencias de la pandemia, que las patronales usan para dejarlos en la calle.

En este marco, nuestro Astillero no es la excepción en el marco de la enorme crisis social y económica en curso. Nuevamente quieren preparar el terreno para atacarnos. Por esto no es casual que aún haya 32 compañeros que tienen frenadas sus jubilaciones desde hace varios años. A esta situación, ahora apareció una lista de unos 150 compañeros que la conducción del ARS, que estarían en esa misma situación y que ante la falta de explicaciones por parte de la empresa generó la preocupación que intenten jubilarlos de oficio. Esto significa lisa y llanamente un primer paso en el vaciamiento del capital más importante que tiene el Astillero, la pérdida de su mano de obra altamente calificada y reconocida internacionalmente.

También con la ida de los compañeros más antiguos perderemos las tradiciones de nuestra historia y nuestras luchas, con las cuales, los compañeros viejos “educan” a las nuevas generaciones, para formarlos en la defensa de nuestro Astillero. Y desde ya que con la actual crisis económica se negarán a respetar nuestro convenio que establece cubrir las bajas vegetativas con la prioridad en los ingresos a los hijos de los trabajadores y la bolsa de trabajo para los desocupados. Y al faltar una mano de obra altamente calificada, dirán que el Astillero no puede cumplir los plazos, por lo tanto, es inviable. Así comienza a girar la rueda que quiere aplastarnos, hoy los que están en condiciones de jubilarse, mañana serán los que tienen carpeta médica, pasado serán los faltadores, y después seguirán los que tienen sanciones, etc, etc.

Para esto debemos prepararnos como solo nosotros sabemos hacerlo: Asambleas de Secciones – Asambleas Generales, me dirán que “por la pandemia no nos podemos juntar”. Yo les contestaré: Si se hicieron las negociaciones paritarias con el gobierno, la conducción de ATE Ensenada, el Cuerpo de Delegados y los Paritarios por Zoom, porque no podemos hacer asambleas de secciones y generales por Zoom.

Debemos retomar nuestras mejores tradiciones, para prepararnos para enfrentar los ataques que se vienen.

El burócrata sindical de la CTA Nacional, y ex Secretario General del Sindicato del Neumático (SUTNA), Pedro Waseijko, devenido en Presidente del Astillero, nos trae como una solución mágica, que se debería analizar la posibilidad de convertir al ARS en una "Sociedad del Estado provincial o alguna otra figura que le permita moverse de manera competitiva".

Que alguien le informe que esa película ya la vimos en el 2004, cuando bajo el gobierno de Felipe Sola y Néstor Kirchner, llego la gestión de Hugo Bilbao, con las mismas intenciones: “convertir al Astillero en una Sociedad del Estado, para ser más competitivo”.

Esta propuesta dividió a la fábrica.

Por un lado, los compañeros de La Marrón, éramos los únicos que estábamos en contra desde el primer momento de cambiar la figura jurídica del ARS, para transformarlo en una Sociedad del Estado, porque esto significaba que la Provincia deja de aportar los fondos presupuestarios anuales para su funcionamiento.

Que abre las puertas al ingreso de capitales privados, desapareciendo un Astillero 100% Estatal, tirando por la borda más de 20 años de enfrentar los planes privatistas.

Que eso significa liquidar nuestro Convenio Colectivo de Trabajo, y sobre todo entregar nuestras principales conquistas salariales establecidas en el mismo.

Por otro lado, los que estaban a favor de la Sociedad del Estado. Encabezados por la conducción de ATE Ensenada (Blanca, entonces no estaban divididos), ATE Provincia (Verde) y ATE Nación (Verde), junto a las agrupaciones de la fábrica: la Azul y Blanca, La Proa (CCC), la Naranja (MST).

Se esforzaban por convencernos de “las bondades y los beneficios” que vendrían de la mano de la Sociedad del Estado.

Realizamos innumerables reuniones abiertas en el Cuerpo de Delegados, donde se debatían las dos posiciones: a favor y en contra de la Sociedad del Estado. Se realizaban Asambleas de Secciones donde se debatía: Sociedad del Estado Si. Sociedad del Estado No.

La conducción de ATE retiro su apoyo a la sociedad del estado, rechazando finalmente a la sociedad del estado y convocó a un Plebiscito para votar si o no a la Sociedad del Estado. El día anterior se realizó una Asamblea General donde se expusieron y fundamentaron las dos posiciones.

En el Plebiscito los trabajadores del Astillero fueron categóricos: el 70 por ciento apoyo la posición de La Marrón y se pronunció en contra de la Sociedad del Estado del gobierno de Felipe Sola – Néstor Kirchner.

Hoy a poco de su designación, como el nuevo presidente del ARS, Pedro Wasiejko llego con “el dedito parado”, hablando de recuperar la disciplina laboral y si decimos que tenemos la “camiseta del Astillero”…tenemos que demostrarlo.

Los trabajadores del Astillero, ya dimos sobradas muestras durante los últimos 30 años, que somos los únicos interesados en mantener el Astillero 100% estatal y produciendo, enfrentando todos y cada uno de los ataques con los cuales buscaron liquidarlo, los distintos gobiernos de turno.

Los trabajadores del Astillero, no tenemos nada que demostrar.
El que tendría que demostrar algo, es Pedro Waseijko, que es miembro de la Comisión Ejecutiva de la CTA, fue Secretario General del SUTNA, Sindicato del Neumático. Que, como Presidente del Puerto La Plata, elimino una conquista salarial de los trabajadores portuarios. Que como trabajador de la fábrica de neumáticos Bridgestone Argentina llego a dirigir el SUTNA, y que a pesar de que no trabaja hace años, seguiría cobrando su sueldo en dicha empresa.

Lo único que tenemos que demostrar los trabajadores del Astillero, es que seremos capaces nuevamente de prepararnos para enfrentar “los cantos de sirenas” de los supuestos beneficios de la Sociedad del Estado. Y que seguiremos defendiendo un Astillero 100% Estatal. Por una necesaria Reinversión Tecnológica. Por los Fondos necesarios para terminar los barcos para Venezuela y la continuidad laboral.

En este camino queridos compañeros me tendrán como lo hice durante más de 30 años, en la primera fila del combate.

Saludos fraternales
JOSÉ "NEGRO" MONTES






Comentarios

DEJAR COMENTARIO