×
×
Red Internacional

En el día de ayer se formalizaba desde la Secretaria de Comercio, la creación de SIMONA, un sistema de monitoreo de abastecimiento y disponibilidad de bienes e insumos, que principalmente suministrará información al flamante Observatorio de Precios.

Guadalupe BravoEconomista | @GuadaaBravo

Jueves 19 de febrero de 2015 | Edición del día

Ayer, a través de la resolución 17/2015 de la Secretaria de Comercio, comandada por Augusto Costas, y luego del previo anuncio de Axel Kicillof la semana pasada, se oficializó la implementación de un Sistema de monitoreo de abastecimiento y disponibilidad de bienes y servicios (SIMONA). Tendrá como objetivo principal abastecer con datos sobre precios, costos y niveles de producción al Observatorio de Precios.

Recordemos que el Observatorio de Precios se fue creado hace apenas un mes, a instancias de la ley 26.992 para "monitorear, relevar y sistematizar los precios y la disponibilidad de insumos, bienes y servicios que son producidos, comercializados y prestados" en la Argentina.

Tanto el Observatorio de Precios, como SIMONA, son parte de un paquete de medidas en el marco de las modificaciones a las leyes de consumo aprobadas el año pasado por el Congreso Nacional.

Según información oficial, el SIMONA tiene como objeto “detectar de modo preventivo las contingencias que pudieran ocurrir en el proceso productivo, distributivo y/o de comercialización, con potencial para afectar sustancialmente el normal abastecimiento de insumos y/o bienes finales y evitar faltantes”.

Desde la cartera de Economía, Kicillof y Costas, esperan que la información obtenida por el sistema permita “neutralizar los efectos distorsivos generados por la afectación al normal abastecimiento de insumos y/o bienes finales, en resguardo de los intereses de los usuarios y consumidores en punto a sus expectativas y necesidades de consumo así como también en pos de asegurar la transparencia y efectiva competencia del mercado”.

Para que estas expectativas puedan realizarse, se espera que las empresas productoras y/o distribuidoras informen correctamente a la Secretaria de Comercio “acerca de cualquier impedimento en el proceso productivo y/o distributivo susceptible de afectar sustancialmente la normal provisión de los productos objeto de su actividad”.

En síntesis, para lograr la exitosa implementación de SIMONA las empresas productoras y/o distribuidoras que registren alguna anomalía cualitativa en su producción, deben avisar dentro de las 48 horas, dar un alerta completando un formulario.

El futuro y eficacia de esta medida, que se enmarca dentro de una política más general de “precios cuidados”, dependerá en gran parte de la buena predisposición de los empresarios para reportar cualquier inconveniente que modifique el normal suministro de sus productos al mercado. Es ilusorio confiar en la información empresaria.

Desde que el gobierno dice cuidar los precios, es evidente que los empresarios se encargan de burlar permanentemente los “controles” estatales. Los efectos se observan en la pérdida de poder de compra del salario frente a la inflación.

No es casual que el oficialismo intensifique las políticas de control de precios cada principio de año para bajar las expectativas de los trabajadores en la previa de las paritarias para luego dejar que los empresarios remarquen “a piacere”. Cuando no, es el propio gobierno que autoriza tarifazos en transporte, agua y otros bienes.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias

Política