×
×
Red Internacional

Estados Unidos. La Policía de San Francisco usará "robots asesinos"

Lo aprobó un comité asesor de esa ciudad californiana. Permite el uso de robots asesinos en caso de "situaciones extremas", en un país donde la Policía se encuentra cuestionada por llevar adelante asesinatos salvajes y de carácter racista de forma sistemática.

Martes 6 de diciembre de 2022 | Edición del día
Un robot similar al que usará la Policía de San Francisco, probado en Santa Clara, California.

Parece sacado de una escena de Robocop y no es muy diferente. Un comité asesor de la ciudad de San Francisco en California, Estados Unidos, aprobó por 8 votos a favor y 3 en contra permitirle a la policía la utilización de robots armados controlados a control remoto para patrullar las calles y asesinar a "sospechosos" en supuestos casos extremos.

La utilización de robots se había probado solo en casos aislados y en otros estados del país, pero la generalización de esta medida en San Francisco, una ciudad con fama de progresista, puede terminar siendo el caso testigo de su implementación en otras grandes ciudades.

Ante las críticas, el comité asesor aclaró que los robots armados solo se usarán "en casos de situaciones extremas donde haya vidas humanas en juego". Una definición que no da ningún parámetro para el uso discrecional de estos aparatos en un país donde la Policía se encuentra cuestionada por llevar adelante asesinatos salvajes y de carácter racista de forma sistemática.

Diversas organizaciones de defensa de los derechos civiles se han levantado en contra de la "Política de Equipamiento para el Cumplimiento de la Ley". De hecho, desde la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU, en inglés) la criticaron con dureza y coincidieron en las consecuencias que puede tener, sobre todo, para la población afroamericana.

"La Policía ya dispara a personas negras de forma prácticamente impune. Permitir que puedan actuar de forma remota provocará más errores y se salvarán porque no se puede llevar un robot a los tribunales", expresó Yoel Haile, director del Programa de Justicia Criminal de ACLU.

La Policía de San Francisco ya contaba en su inventario con estos aparatos, adquiridos de 2010 a 2017, pero ahora tienen luz verde para utilizarlos en las calles.

Se trata de un salto en el poder y la militarización de las policías locales. Durante décadas y tanto bajo gobiernos republicanos como demócratas, los cuerpos de Policía adquirieron material bélico de descarte que el complejo militar industrial estadounidense no podía terminar de colocar en el "mercado mundial de la guerra". Los gobiernos estatales y locales firmaron acuerdos con empresas armamentísticas o el Departamento de Defensa para hacerse de pertrechos militares que eran completamente desproporcionados para la utilización que pretendía dárseles. Así durante las protestas contra los asesinatos de afroamericanos se vieron imágenes de tanquetas, escudos, armas sofisticadas y aparatos de sonido para aturdir y reprimir a los manifestantes. Fue el caso de las escenas de la pequeña ciudad de Ferguson (que protestaba por el asesinato de Michael Brown en agosto de 2014) invadida por tanques blindados y efectivos armados para la guerra, que desnudaron el mecanismo del Estado federal para reciclar el armamento militar.

La utilización de robots implica un paso más en esa política y podría combinar la utilización de inteligencia artificial en un coctel de represión racista dirigida contra las poblaciones más pobres y vulnerables.

Mientras que durante las protestas de Black Lives Matter, tras el brutal asesinato de George Floyd, se instaló como una demanda la de "desfinanciar a la policía", e incluso durante la última campaña electoral presidencial distintos candidatos coquetearon con esa idea, en los últimos dos años no solo no se desfinanció a las policías sino que se avanzó en su financiamiento, incluso en distritos demócratas.

Los debates durante ese período incluían a quienes desde la izquierda plantearon la necesidad de no solo desfinanciar, sino abolir a las fuerzas represivas. Hoy queda claro que, con San Francisco a la cabeza, la Policía no solo seguirá manteniendo su sesgo racista y clasista sino que incluirá a la tecnología para llevar adelante lo que en Estados Unidos es una política de Estado.

Te puede interesar: EE. UU.: debates sobre abolición de la Policía, autodefensa y autoorganización


Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias

Política