×
×
Red Internacional

La marcha se realizo como todos los años en Neuquén, el sábado 10 de diciembre. Una cita obligada para acompañar a las Madres filial Alto Valle, en el reclamo de juicio y castigo.

Lunes 12 de diciembre de 2016 | Edición del día

Foto: Nicolas Calderero

La convocatoria circulaba por distintos medios, los diarios regionales, las radios y destacadamente, en las redes sociales. La cita prevista para el sábado 10 de diciembre a las 20 hs. en el lugar de siempre: Avda. Olascoaga y las Vías de Neuquen Capital.

Desde la madrugada del viernes la zona era azotada por fuertes vientos, con el ya conocido “alerta meteorológico” La tarde del sábado pintaba así, patagónica. Por momentos las ráfagas hacían temer la suspensión de la Marcha. Se iba evaluando a cada momento.

Pero así, por momentos de calma, puntualmente, como desde hace 36 años, arrancó la marcha. Encabezada por Inés y Lolín, las Madres de Plaza de Mayo, filial Neuquen y Alto Valle.

Al principio era un grupo de gente que acompañaba el paso, conforme iban pasando los minutos más y más iban llegando. Desde el sonido instalado se escuchaba la consigna convocante de este años: 1981 – 10 de diciembre – 2016. 36° Marcha de la Resistencia – Nuestras consignas, vigentes. Nuestra lucha, inquebrantable. Con los 30000 Presentes.

Nunca dejó de soplar el viento, nunca dejaron de marchar, nunca dejó de llegar gente. Pasadas las 9 de la noche, hizo su intervención un grupo de murga, que al mejor estilo uruguayo entonaba “…Te abracé en la noche, era un abrazo de despedida. Te ibas de mi vida…” luego una arenga, recitada “…la nostalgia sigue montada en la ola… y las Madres, con sus pañuelos blancos… aún esperan saber la verdad…30000 desaparecidos, un mismo amor… 30000 desaparecidos, 30000 regresos…”

Video. Nicolas Maiolo

“Nosotras estamos en la calle… es el lugar del reclamo, es el lugar que nos dejaron los 30000 desaparecido” “una filial que ha mantenido y sigue manteniendo los principios que dieron origen a la asociación… Pudimos desafiar la dictadura, pudimos desafiar el engaño, el chantaje… la indiferencia…”

Para cerrar la actividad, hablaron ellas. Inés Ragni: “…quiero agradecer a todas las personas que se encuentran en esta marcha, número 36…la primera consigna “aparición con vida” …hace 36 años…nosotras estamos en la calle permanentemente, es el lugar del reclamo, es el lugar que nos dejaron los 30000 desaparecidos, ellos no están, estamos nosotras, están ustedes. Tenemos que seguir marchando. Tenemos que seguir cortando las calles…las Madres acompañamos a todos los obreros, acompañamos a todos…las Madres no nos vamos a quedar sentadas en la casa, vamos a salir…”

Lolin Rigoni: “…cuando los veo a todos ustedes acá, pienso que esto es la recompensa, es la recompensa después de 40 años de lucha. Cuando hicimos esta consigna, quedó plasmada la coherencia de las Madres. Inés nombró la primera… nosotras tratamos de no personalizar, siéntanse ustedes que forman parte de esta filial, de la Asociación Madres de Plaza de Mayo, filial Neuquen y Alto Valle. Una filial que ha mantenido y sigue manteniendo los principios que dieron origen a la asociación… que maravilloso haber desafiado al viento, cómo no lo íbamos a desafiar. Pudimos desafiar la dictadura, pudimos desafiar el engaño, el chantaje… la indiferencia… pero seguimos siendo la minoría que transformó lo individual en lucha social y política, con la sola herramienta del pañuelo, contra el olvido, la amnesia voluntaria. Con el aislamiento de la comisión directiva, pero con todos ustedes…esta filial, como muchas cosas, es una construcción… cuantas palabras… cuantas ideas que van aportando… siéntanse parte de esto… porque si no no hubiéramos llegado a este tiempo. En este momento me acuerdo de una compañera que dijo: Madres, que manera tan ejemplar de llegar una ausencia, y esta es la manera, la lucha… otra compañera nos hizo comprender que la marcha ya no era aquello con lo que identificábamos a los milicos… la marcha es otra cosa, es compañero, es lucha, es amistad, es denuncia. Eso es la marcha… entonces compañeros estén seguros, mientras estemos nosotros ellos no van a morir…me impactó un compañero que dijo: la vitalidad de las palabras… bueno, que estas palabras, tengan vitalidad”
Luego de esto, como todos los años, se cerró la actividad con un minuto de aplausos por los 30000.

Y el viento seguía corriendo, pero se fueron quedando todas y todos, para saludar a Inés y Lolin, para conversar, para abrazarse.


Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias

Política