Sociedad

Sur profundo

Las escuelas rurales en pandemia, entre falsos discursos y precarización

Desde Ñorquinco Sur en el límite de Chubut con Río Negro, nos escribe Rosana, maestra rural de la Escuela N° 67. Un establecimiento donde la comunidad educativa lucha por garantizar la continuidad pedagógica contra todas las limitaciones.

Jueves 24 de junio | 23:40

Buscando que se reflejen la realidad de las escuelas a más de un año de pandemia, nos llega a la redacción de La Izquierda Diario el testimonio de lugares que no tienen espacio en los grandes medios. Rosana es maestra rural de la escuela de Ñorquinco Sur, un paraje sobre el paralelo 42 que divide Chubut de Río Negro. Es provincia de Chubut, pero está a kilómetros de la localidad de Ñorquinco, en Río Negro. Es un establecimiento de jornada completa en la que estudian muchas hijas e hijos de familias mapuches y donde la docencia y demás actores educativos son quienes se organizan con sus recursos y tiempo para garantizar la continuidad pedagógica.

"Desde el ente provincial educativo se dice que hay continuidad pedagógica, que mientras las y los alumnos no concurren a la escuela, tienen clases virtuales; pero la realidad no es así. Ellos no cuentan con los recursos para la virtualidad, partiendo de que ni tienen luz eléctrica en sus casas. Solo pueden tener acceso al material didáctico que es llevado por las docentes casa por casa, que en sus vehículos particulares llevan y traen a las y los estudiantes. Hasta que dijimos basta".

En la realidad alejada de las mentiras y discursos de los políticos tradicionales, son los trabajadores quienes después de cumplir sus horarios de trabajo, ven cómo llegar a las casas alejadas para acercar el material didáctico a los hogares. "Mientras se insiste en que la virtualidad llega a todos y todas, queriendo hacer un corte educativo sabiendo que los estudiantes están sin clases hace ya más de un mes. Es tan grave la situación que hasta se plantea que pasen de año por decreto, y esto no hace más que aumentar la brecha de desigualdad."

"Otro elemento para sumar a que muchos de los alumnos vean cercenado su derecho a la educación es que el trasporte escolar fue cortado y la responsabilidad desde el gobierno se dice que es de la empresa, las distancias que tienen que hacer para llegar a la escuela es de 50 km, que a pie son imposibles y tampoco lo pueden realizar a caballo ya que es tal la crisis en la que están que ni para darles de comer a los caballos tienen y está situación no se ve en mira de resolverse”.

Toda esta situación se enmarca en la crisis que hay en la provincia, donde a los docentes les llevan demorado el pago de sus salarios, con paritarias que no están actualizadas según la inflación." Las escuelas rurales siempre estuvieron olvidadas por los gobiernos de turno, pero hoy con la pandemia eso solo se ve incrementado”.

Las condiciones edilicias de la escuela también sufren la desinversión

Tanto el oficialismo del Frente de Todos como la oposición de derecha quieren resumir la discusión al “sí o no” de la presencialidad, cuando la conectividad apenas llega a una quinta parte del plantel estudiantil. Termina sucediendo que los docentes, preceptores, equipos directivos, etc. terminan parchando problemáticas que deberían ser resueltas en otras esferas de decisión, como lo es la importancia de la llegada de Internet a espacios rurales. El Estado es responsable de garantizarlo.

Te puede interesar: ATECh exige paritarias y aumento salarial del 55%

Testimonios como éste demuestran la necesidad de que se aumenten las partidas presupuestarias, para poder hacer frente a todas las problemáticas enunciadas y que sea tomado en cuenta todo lo que enuncian las comunidades educativas de estas zonas para que el derecho a la educación sea real y no un falso discurso que tapa la enorme precarización.






Temas relacionados

Conectividad   /   Línea Sur   /   Pandemia   /   Chubut    /   Escuelas Rurales   /   Mariano Arcioni   /   Ajuste   /   Educación   /   Sociedad

Comentarios

DEJAR COMENTARIO