NUESTRAS VIDAS VALEN MÁS QUE SUS GANANCIAS

Levantamiento de cuarentena y reactivación económica a la medida de los empresarios

El presidente Vizcarra anunció que el lunes 11 de mayo se levanta la cuarentena para reactivar los negocios de los grandes empresarios, como los de la minería, por ejemplo. Mientras tanto, las cifras de contagiados y fallecidos por el covid-19, crecen todos los días.

Cecilia Quiroz

Bachiller en Historia, militante de Pan y Rosas Perú y la CST

Miércoles 6 de mayo de 2020 | 13:50

Fotos: Redes sociales

Tras 55 días de cuarentena y aislamiento social rígido, el próximo lunes 11 de mayo se reiniciarán progresivamente las actividades económicas en el Perú, para lo cual, el gobierno de Martin Vizcarra promulgó el pasado domingo 04 de mayo el Decreto Supremo N° 080-2020-PCM que permite dar inicio, en primer lugar, a las actividades de sectores como minería e industria, construcción, servicios, turismo y comercio. Muchas de estas actividades están vinculadas a los grandes capitalistas que fueron los que se beneficiaron en los últimos años del crecimiento económico y, en plena pandemia, gozaron de subvenciones estatales a sus planillas, rescates financieros millonarios y tuvieron carta libre para despedir a sus trabajadores.

El gobierno programa así un reinicio de actividades priorizando a sectores como el minero, cuyos empresarios no han respetado la cuarentena, por eso hemos visto diversas denuncias de sus trabajadores señalando como los conminaban a ir a laborar, a pesar que la minería no estaba considerada como una actividad esencial. Lo llamativo es que esto se daba ante la mirada cómplice de las autoridades del ministerio de trabajo, quienes permitieron a los empresarios seguir trasladando personal a sus centros de operaciones. Por todo ello, cientos de trabajadores mineros se han ido contagiando, como trágicamente lo evidencia los 210 obreros de Antamina que hace poco fueron diagnosticados como portadores del virus.

Al parecer, este levantamiento de la cuarentena obedecería a la presión de los grandes empresarios, quienes de esa manera ponen por delante la rentabilidad de sus negocios. Sin embargo, y como lo demuestran las cifras, últimamente, los índices de contagio del covid-19 se han incrementado significativamente en el Perú (según el diario Gestión hoy tenemos 51,189 contagiados y 1,444 fallecidos), lo cual podría agravarse aún más si el próximo lunes, miles se vuelcan a las calles ante la reanudación de las actividades económicas.

Cabe destacar también que la cuarentena, al haberse dado sin ninguna medida complementaria que recoja las necesidades de los trabajadores y los sectores populares, no ha contribuido mucho a parar el incremento de los contagiados, sino más bien a servido como detonante de otros problemas estructurales como el desempleo masivo y el consiguiente empobrecimiento de miles de trabajadores que lo perdieron todo. Pero si con cuarentena de por medio, los contagios se han incrementado, imaginémonos como será ahora; sin cuarentena, sin testeo masivo, sin implementación de hospitales, sin equipos de seguridad para los trabajadores de salud, con miles de desempleados caminando por las carreteras en busca de un refugio. Definitivamente, las cosas no pintan nada bien.

Y si llegamos hasta aquí, es porque desde que se tuvo conocimiento del primer infectado, el gobierno de Martin Vizcarra nunca tuvo una estrategia coherente e integral para encarar la pandemia. Desde un inicio se buscó ocultar bajo la alfombra los grandes problemas de fondo que nos llevaron a tener un sistema de salud en crisis. A punta de demagogia y pirotecnia, el presidente pretendió hacernos creer a todos que bastaba con quedarse en casa para derrotar al virus, por esa razón no hicieron nada desde el ejecutivo por implementar una campaña científica de diagnóstico basada en el testeo masivo, tampoco se hizo nada por mejorar las precarias condiciones del sistema sanitario, ni las condiciones en las que labora el personal de salud. A esto se sumó la campaña de despidos masivos implementada por los empresarios para evadir su responsabilidad frente a sus trabajadores en una situación tan difícil como esta.

Entonces, como ya lo prevén diversos especialistas, si las próximas semanas los índices de contagiados alcanzan cifras astronómicas, no será por la “irresponsabilidad de la gente” o por la “cultura chicha” de los sectores populares que ya empieza a salir masivamente a las calles en busca de trabajo y comida, será más bien porque quienes nos gobiernan, una vez más, prefirieron ponerse del lado de los grandes empresarios y nos cargaron las consecuencias de esta profunda crisis a la clase trabajadora y al pueblo pobre. Que no nos vengan a decir entonces que es nuestra culpa, cuando en realidad los que se valieron de esta crisis para despedir y precarizar aún más a miles de trabajadores, los que cubrieron con dinero público sus planillas y obtuvieron jugosos rescates financieros son los mismos que hoy promueven y aplauden el levantamiento de la cuarentena, porque para ellos sus ganancias siempre estarán primero.

Por eso, nosotros consideramos que la cuarentena debe ampliarse, pero debería ser complementada inmediatamente con salarios de cuarentena equivalentes a la canasta básica familiar (1,500 soles) para todos los trabajadores que perdieron el trabajo y para los trabajadores informales que viven del día a día, así mismo, debería implementarse una campaña masiva de testeo molecular gratuito, un incremento presupuestal significativo al sector salud que permita equipar adecuadamente los hospitales y dotar a los trabajadores de esta área de los implementos de bioseguridad necesarios. Para ello, es necesario centralizar y nacionalizar el sistema de salud y ponerlo bajo control de sus trabajadores y de los usuarios, así mismo, urge reconvertir la industria nacional y extranjera instalada en nuestro país y ponerla al servicio de las necesidades sanitarias del pueblo trabajador. Que se derogue cuanto antes la suspensión perfecta y los empresarios que despidan a sus trabajadores sean expropiados debiendo pasar sus empresas a ser dirigidas por sus trabajadores. Grabemos con un impuesto progresivo las fortunas de los grandes empresarios, solo así tendremos los recursos necesarios para evitar que esta crisis nos siga golpeando a los de siempre.

Leé también Medidas urgentes para encarar la crisis sanitaria en el Perú






Temas relacionados

Minera Antamina   /   #CuarentenaSinDespidos   /   #coronavirus   /   Crisis sanitaria   /   Covid-19   /   Coronavirus   /   Compañía Minera Miski Mayo S.R.L.   /   #Despidos   /   Martín Vizcarra   /   Minera Yanacocha   /   Crisis de la salud pública

Comentarios

DEJAR COMENTARIO