×
×
Red Internacional

Una importante delegación de jóvenes y trabajadoras se prepara desde el Alto Valle de Neuquén y Río Negro para viajar a San Luis. Desde la agrupación Pan y Rosas cuentan cómo siguen los preparativos y las invitaciones a viajar.

Viernes 23 de septiembre | Edición del día

Son las 12 del mediodía y empieza el cambio de turno en el Hospital de mayor complejidad de la provincia de Neuquén. Del Castro Rendon salen cientos de trabajadoras que reciben un volante de la Secretaría de Mujeres impulsada por Pan y Rosas “vení con nosotras al Encuentro Plurinacional de Mujeres”. Difícil rechazar la invitación cuando las que están a la cabeza son las “elefantas” de la salud, aquellas mujeres que en 2021 fueron la primera línea de la pandemia y de la lucha, que demostraron que se podía paralizar Vaca Muerta con el apoyo popular conquistado y arrancarle al gobierno sus demandas.

Con ellas se preparan también las trabajadoras del Servicio de Violencia Familiar de la provincia, las mujeres que cada día hacen frente a situaciones que vulneran la vida de las mujeres y de las infancias, organizadas desde hace años en reclamo del edificio propio para hacer una atención de calidad que hoy depende exclusivamente de la voluntad y la garra de estas trabajadoras.

Te puede interesar: Concejales respaldan el reclamo del Servicio de Violencia Familiar de Neuquén

El día anterior, en las puertas de las cerámicas Zanon y Neuquén también hubo reencuentros y saludos. Allí, trabajadoras ceramistas que hace 20 años sostienen la gestión obrera se preparan para viajar a San Luis y reencontrarse con esas mujeres con las que comparten el día a día de las fábricas recuperadas, como las compañeras de MadyGraf, con quienes están hermanadas en la lucha. Un ejemplo enorme de cómo enfrentar la crisis cuando los patrones desaparecen, que también demostraron las valientes leonas textiles del Parque Industrial.

En varias ciudades de ambas provincias, terciarios y facultades se pintaron de violeta también. Son les estudiantes que protagonizaron la marea verde y que se organizan con esa fuerza y desde abajo por los Centros de Estudiantes independientes y democráticos de la región. Como en Humanidades (Neuquén), Trabajo Social (Neuquén y Roca-Fiske), Ciencias de la Educación (Cipolletti) y Derecho y Ciencias Sociales (Roca-Fiske), de la Universidad Nacional del Comahue, que los días previos al Encuentro estarán peleando una nueva Secretaría para seguir organizando la lucha por los derechos de las mujeres y disidencias, pero también contra los recortes del presupuesto en las universidades para que nadie se quede afuera. También junto a jóvenes laburantes de la Escuela de Oficios de Neuquén que vienen impulsando iniciativas en común y les artistas de la Escuela de Bellas Artes de Neuquén.

Las iniciativas sobran y se multiplican. Son más de treinta años de estos encuentros que hacen encontrar a miles de mujeres debatiendo, compartiendo sus experiencias, hablando de lo que las preocupa, organizándose. Pero para muchas será su primer Encuentro y se enteraron por otras que les contaron de qué se trata, por qué como decimos “nadie vuelve igual a su casa después de un Encuentro ”. Entonces las iniciativas empezaron a surgir. En los primeros días ya se juntaron miles de pesos con una rifa que se vendió en todas las ciudades. El sábado 17, la Casa Marx de Neuquén fue el lugar del Bar y Fiesta de Pan y Rosas hacia el Encuentro Plurinacional de Mujeres. Y el próximo sábado 24 preparan una feria de mujeres, donde todo lo recaudado ayuda para cubrir el viaje.

Las docentes de Neuquén también estarán presentes luego de protagonizar un contundente paro votado por 2500 trabajadoras y trabajadoras de la Sección Capital dirigida por la oposición, contra la política de ajuste del MPN y el gobierno nacional, y la complicidad de la conducción provincial de Guagliardo. Se organizan por múltiples reclamos que llevarán a los talleres como la exigencia de mayor presupuesto educativo para infraestructura -peleando por juicio y castigo a los responsable del crimen social de Aguada San Roque-, jubilaciones, salario, por trabajar un turno y contra el recorte en discapacidad. Además de denunciar el maltrato y las situaciones de violencia, implementando sumarios colectivos por parte del gobierno local, y la exigencia a la CTERA por un plan de lucha nacional por el triunfo de los reclamos docentes en todo el país.

Las mujeres de la cordillera son otras de las protagonistas de este viaje, desde San Martin y Junin de los Andes, hasta Bariloche, docentes, auxiliares y jóvenes vienen haciendo ventas de ropa en las ferias locales y reuniones para organizar los preparativos.

También se vienen organizando las feriantes de la ciudad de Neuquén que reclaman obras de infraestructura, ya que desde hace 20 años se encuentran trabajando sin baño, sin luz ni gas en la más absoluta precariedad. Y exigen el reencuadre de su trabajo como parte del espacio de Arte, Diseño y Oficios. La banca de Julieta Katcoff, impulsora de Pan y Rosas en el Frente de Izquierda y concejala de la Ciudad de Neuquén, viene acompañando la pelea de las emprendedoras que se hará escuchar en los talleres del Encuentro.

¿Por qué es importante viajar al Encuentro Plurinacional de Mujeres?

Este Encuentro, luego de los dos años de Pandemia, está atravesado por muchas discusiones sobre la situación y el rumbo del país. La crisis económica que atraviesa la Argentina, tiene ya consecuencias que llenan de bronca y enojo, con más de la mitad de la población bajo la pobreza. Con un gobierno que ajusta, pagando cada centavo al FMI de una deuda ilegítima y fraudulenta, y una derecha que pide más. Del otro lado, como en cada momento de la historia, las mujeres en la primera fila, protagonizando la pelea por vivienda, por trabajo, por derechos y condiciones laborales y por cada derecho elemental para nuestras vidas.

Te puede interesar: Sigue la intensa actividad de Pan y Rosas para viajar a San Luis

En cada taller, en cada actividad, en la marcha final del Encuentro, es importante que se escuche la voz de las mujeres que enfrentan estas condiciones cada día en sus barrios, en sus lugares de estudio y trabajo. Y también compartir, aprender y ser parte de una experiencia que no tiene precedentes en ningún otro lugar del planeta. Eso incluye la pelea por la autonomía de los Encuentros, cada vez más maniatados a las organizaciones de mujeres afines al gobierno y la pelea porque sean democráticos y resolutivos, para volver a nuestras casas con iniciativas y planes de lucha conjuntos para conseguir nuestros derechos.

Para las mujeres del Alto Valle está claro que es sólo una ilusión de quienes gobiernan hablar de estas provincias como un oasis de trabajo y oportunidades, sobre el suelo de los hidrocarburos. Pero la otra cara, el lado B de Vaca Muerta es lo que se empeñan en ocultar los gobiernos del MPN y de Juntos somos Rio Negro, mientras las multinacionales saquean los territorios, contaminan y destruyen todo a su paso. En estos días, un nuevo crimen social de las petroleras en una refinería de Plaza Huincul se cobró la vida de tres laburantes. ¡Basta! Las mujeres del Alto Valle, que no naturalizan las muertes por las condiciones laborales que imponen las empresas y los gobiernos, que se oponen a los recortes en educación, en discapacidad, en salud; que no se resignan a aceptar que no haya futuro para sus hijos e hijas, también serán protagonistas de este Encuentro en San Luis para organizarse junto a miles de mujeres que, en cada lugar del país enfrentan a los mismos empresarios y políticos de siempre y a su burocracias cómplices, para que se escuche otra voz: la que apuesta por construir una alternativa propia de la clase trabajadora, las mujeres y la juventud.


Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias

Política