×
×
Red Internacional

Iglesia en problemas. Otro cura catamarqueño a juicio por abuso sexual

Se trata de Renato Rasguido, acusado por los delitos de abuso sexual contra un adolescente, hechos ocurridos entre 2012 y 2013. Es la cuarta vez que la causa es elevada a juicio. Impunidad eclesiástica "bendecida" por el Poder Judicial provincial.

Martes 27 de septiembre | Edición del día

La Corte de Justicia de Catamarca rechazó el recurso de casación interpuesto por la defensa del sacerdote acusado de abuso sexual contra un menor y remitió el expediente al juzgado de Garantías de Andalgalá para que la causa sea enviada a juicio oral, luego de nueve largos años de espera.

El caso de Renato Rasguido es el primero de abuso sexual eclesiástico judicializado en la provincia norteña. Los hechos salieron a la luz en marzo de 2014, cuando una mujer de Andalgalá denunció que el párroco de la ciudad había ultrajado en varias oportunidades a su hijo de 13 años.

El Poder Judicial nunca ordenó detener al cura. Sin embargo el obispo de Catamarca Luis Urbanc (a cargo de la diócesis desde 2007) decidió apartarlo de la parroquia de Andalgalá, cobijarlo en la sede de la Curia en la capital de la provincia y poner a su disposición asesoramiento legal (con fondos que recibe del Estado).

Silvia Barrientos, abogada de la víctima, recordó a Página 12 que esta es la cuarta vez que la causa es elevada a debate. “Hasta la Corte se ha expedido en contra, ya es vergonzoso, ya acudió al máximo tribunal, ya no tiene qué decir”, manifestó la letrada, quien agregó: “Esta espera fue una condena, una tortura para el sobreviviente. Este cura, tuvo una libertad extrema, porque nunca y a pesar de la gravedad de los hechos estuvo detenido. Gozó de demasiados privilegios, fue intocable. Las secuelas que dejó en la víctimas fueron demasiadas”.

Te puede interesar: Denuncian abusos y encubrimiento en un importante colegio jesuita en tiempos de Bergoglio

El caso Rasguido fue el primero de varios curas denunciados en la provincia y que fueron protegidos tanto por el obispado de Catamarca como por el Poder Judicial.

En 2015, el cura Juan de Dios Gutiérrez fue acusado por cometer abusos contra una adolescente en el departamento Belén. En abril del año pasado y luego de 6 años de dilaciones, Gutiérrez se convirtió en el primero en ser condenado a 12 años de prisión. Recién un año después, la condena quedó firme y Gutiérrez fue llevado a prisión.

En 2018 Moisés Pachado, quien ostentó durante muchos años el cargo de Vicario General de la Catedral Nuestra Señora del Valle, fue acusado por abusar de una niña. Había sido denunciado en 2018 y su causa estaba por ser elevada a juicio pero falleció, impune, en junio de este año. La noticia fue dada por el propio arzobispado provincial, a cargo del encubridor Luis Urbanc, quien pidió "por el eterno descanso de su alma".

A pesar de la revictimización que sufren los y las denunciantes con las dilaciones judiciales y la afrenta que lleva adelante la jerarquía católica en defensa de sus criminales, son cada vez más las víctimas que se animan a dar pelea contra una institución colmada de delincuentes sexuales y cuyo jefe máximo es el principal encubridor.


Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias

Política