×
×
Red Internacional

[Entrevista]. “Profe, qué olor entra por la ventana”: el rol docente ante la crisis ambiental

¿Cómo llegan las problemáticas socioambientales del barrio a la escuela? ¿En qué medida la crisis y el ajuste las potencia? ¿Qué pasa con la Ley de Educación Ambiental Integral? ¿Pueden los docentes ser articuladores y aportar a visibilizar reclamos que se viven a diario? Se abre hilo.

En Tigre, hay familias sin casas como en barrio Garrote y casas vacías como en Nordelta.

Se trata de caminar por los barrios trabajadores en cualquier lugar del país —y podríamos decir del mundo— para ver que los problemas socioambientales trazan cartografías en lo esencial parecidas (la misma afirmación valdría para sus escuelas). Diferentes estudios y libros como Planeta de ciudades de miseria, de Mike Davis, o El derecho a la ciudad, de David Harvey dan cuenta de ello. En la región del Amba, esa cartografía incluye basurales a cielo abierto, residuos fabriles sobre arroyos y otras formaciones acuíferas, inundaciones por construcciones de countries que han roto a los humedales en mil pedazos, materiales pesados en el agua corriente que tomamos todos los días, los agrotóxicos como el glifosato en agua, tierra y aire. La enumeración de los problemas de salud es también similar: enfermedades respiratorias, de la piel, oftalmológicas y cáncer, entre lo más constante. La clave está en qué se produce, cómo se produce, para quién se produce; cuestionamientos que empiezan a hacer quienes viven los perjuicios de las formas actuales de producción —y entre ellos, muchos trabajadores de la educación—, ligadas fuertemente a los diferentes extractivismos. En el día de hoy, el gobierno nacional y los partidos mayoritarios le dieron nuevamente la espalda al amplio reclamo por la Ley de Humedales, cediendo una vez más a la presión del agronegocio y la megaminería con la que se mantienen amplios negociados.

Te puede interesar: Presión extractivista.Ley de humedales: levantaron el plenario de comisiones

Dado que la escuela es un lugar convocante de la comunidad por excelencia, quisimos conversar con docentes que vienen tomando estos asuntos en sus manos, como parte de un colectivo mayor que involucra a otras organizaciones, para conocer de primera mano qué pasa en ella, cómo llegan estas cuestiones. Sofía y María son profesoras de Biología en Tigre, en la seccional homónima del sindicato Suteba dirigida por la izquierda, de oposición a Roberto Baradel. Sandra es docente de Artes Visuales en una primaria de Virrey del Pino, La Matanza, y Sebastián es profesor de Geografía en Ensenada. Organizados en la Marrón Docente (Corriente Nacional 9 de Abril), a la actividad sindical y política han venido sumando en el último tiempo la intervención en el terreno socioambiental, impulsando la agrupación Alerta Roja junto a jóvenes estudiantes y otros trabajadores. Les preguntamos acerca de sus experiencias y la vida escolar en este terreno.

  •  Hay un mapa de problemas socioambientales que se repite. ¿Cuáles son los que atraviesan los barrios donde están sus escuelas y viven?

    María. Nosotras trabajamos en escuelas de la zona de Baires, Don Torcuato, Pacheco, La Paloma, Rincón y Las Tunas. Todos barrios cruzados por distintos cursos de agua; ríos y arroyos completamente contaminados. En nuestro partido, tenemos varios focos industriales que tiran todos sus residuos al agua. Y junto a esto están los countries, todo apuntando a una ganancia económica sin ningún miramiento hacia las condiciones ambientales.

    Sofía. Lo que vemos a diario en la escuela y en los barrios son realidades completamente invisibilizadas, donde tanto el municipio como el gobierno provincial y nacional están más pendientes de mostrar un mundo ideal dentro de los countries de Tigre, de hacer calles y accesos para ellos y mejorar su calidad de vida; pero no para la gente que vive en los alrededores, que son los que reciben toda la basura. Tanto la basura en los ríos, como las inundaciones, las quemas y las acumulaciones de basura.

    Sandra. Yo trabajo en el barrio donde está mi escuela [primaria 179, barrio Esperanza, Virrey del Pino]. Acá solo algunos vecinos tenemos agua “potable”. Quienes la tenemos ¡como si fuera un privilegio! la recibimos con metales pesados y otros elementos tóxicos, y en el verano directamente no hay. Y ni hablar del aire. Es terrible la fumigación. Tenemos glifosato en el aire, las napas y el suelo del barrio Nicole, sumado a la contaminación alevosa de multinacionales como Klaukol en el barrio Las Mercedes. Ahí hay sílice y plomo, es grave. También están Royal Canin y Lesaffre, que hace la levadura Levex. Todas denunciadas en el barrio y esto llega a la escuela.

    Y así también están todos los ríos. El río que está cerca de mi escuela [río Matanza Riachuelo] está lleno de basura, de cosas que tiran también los frigoríficos, que van tapando todo y así se va inundando el terreno. En la escuela, a esa situación se suma la incertidumbre porque los barrios cercanos a la nueva autopista pueden quedar aislados, si el municipio no realiza las obras para un puente que permita dar acceso a las escuelas a los chicos que viven de este lado. A pocos kilómetros de donde vivo y trabajo, también está el Ceamse. ¡Décadas de lucha de los vecinos, incluso enfrentando al intendente [Fernando] Espinoza para que lo cierre! Es un contaminante impresionante.

    Sebastián. Ensenada es la quinta ciudad con peor calidad ambiental según un estudio sobre 511 municipios del país, estudio que nos han acercado organizaciones ambientales de la zona. Tenemos el problema de la emanación de carbón de la multinacional Copetro que contamina cielo, aire y agua; una multinacional instalada en la dictadura. Los vecinos y vecinas vienen reclamando que la empresa deje de contaminar y enfermar a la población. También los barrios están atravesados por un polo petroquímico que vierte sus desechos a los canales que desembocan al río, contaminando el Río de la Plata y el agua de los barrios. Tenemos el problema de la tala, tanto del arbolado público como en la reserva de Punta Lara, o en los barrios más precarios. Y otros problemas acuciantes son la falta de agua, de cloacas, o la cuestión de la basura, dado que el Ceamse se encuentra a pocos kilómetros.

    Virrey de Pino. Durante años el sílice de Klaukol se ha clavado en los pulmones de niños y niñas. Más de 70 escuelas se ubican en un radio de 10 manzanas. A esta situación se suma el envenenamiento por glifosato.
  •  ¿Cómo llegan estas problemáticas a la escuela?

    Sebastián. Llegan a través de los y las estudiantes que transitan los barrios. Generalmente escuchamos comentarios como “Profe, qué olor entra por la ventana”, “El agua tiene un color verdoso, no se puede tomar”, o “A mí también se me mancha la ropa con un polvo negro”. Todo esto que se percibe se aborda en el aula pero sigue quedando en la voluntad y predisposición individual de docentes para trabajarlos, sobre todo, en materias como Biología y Geografía porque, a pesar de estar sancionada la Ley de Educación Ambiental Integral, no se baja presupuesto para la formación ni material para trabajar. También es sabido que llega material a las escuelas en forma de donación desde las empresas de la región, con la intención de meterse en los contenidos que se trabajan en la escuela. Incluso en su momento se censuró en Berisso, acá al lado, una charla en donde se mencionaba a Copetro, "advirtiendo" que no se la mencione.

    Sandra. En primer lugar, son los mismos problemas. En la escuela, cuando llueve, se rebalsan las napas, porque está todo contaminado y porque no hay cloacas, sale todo lo que es del baño. En segundo lugar, estos problemas llegan como lugar al que acudir. La escuela es el lugar al que ir cuando hay inundaciones provocadas por las obras que no se hacen. Las familias de los chicos vienen a encontrar un lugar donde guarecerse. Hace un tiempo, a partir de la contaminación de Royal Canin, una maestra que había hecho una denuncia se tuvo que ir por amenazas. La escuela es un lugar para organizarse.

    Sofía. Toda esta situación llega reflejada en la salud de los alumnos. Vemos que se ausentan, que hay mucho ausentismo. Cuando preguntamos las causas, o son ellos que estuvieron enfermos o algún familiar, y lamentablemente no se asocia a la situación socioambiental que viven. Se percibe como una normalidad el vivir en medio de olores nauseabundos, basura y no se lo relaciona con la salud. Claro, esto no es porque sí. Nuestro papel entonces en la escuela es trabajar estos temas, alentar con herramientas a una visión crítica, mostrar otra realidades posibles, otro tipo de vínculos y de organización, que se puedan construir entre nosotros y con la naturaleza. Por eso llevamos el ejemplo de MadyGraf al aula, una fábrica con gestión obrera que también tiene una perspectiva ambiental. La importancia que esto tiene es que se puede ir cambiando la forma de fabricar en relación a las necesidades ambientales del momento.

    Te puede interesar: Educación y Ambiente. Vení con tu escuela a conocer MadyGraf

    María. Para eso elaboramos un proyecto con una recorrida hacia la fábrica, para tratar de que los chicos, y también toda la comunidad, pueda saber que las condiciones de vida no son algo que sucede así porque sí, sino que detrás hay un tema económico. Con el fin de obtener dinero a cuenta del extractivismo y de las modificaciones de los recursos naturales, las consecuencias las reciben ellos en su salud y el ecosistema. Así llegan estos problemas, como una realidad muchas veces naturalizada.

    Ensenada. ¿Qué respiramos? La lluvia de hollín producto de Copetro. Algunos vecinos la llaman “la cocina del paco de los hidrocarburos” porque es el residuo de la destilación del petróleo.
  •   ¿A quiénes denuncian?

    Sandra. En esta zona se encuentran las empresas Klaukol y Royal Canin, por nombrar solo dos de las más mafiosas y contaminantes. Más de 30 denuncias presentaron los vecinos todos estos años a Klaukol, hay alrededor de 100 muertes en el barrio. La complicidad que reciben desde el gobierno es pasmosa. Es toda una cadena que va desde el municipio de La Matanza de Espinoza y que sigue con la justicia. ¿Cuántas veces se hizo el reclamo para que se hagan las obras que se necesitan en Virrey del Pino, cuántas denuncias más van a hacer las familias a Klaukol? Y nunca recibimos ninguna respuesta positiva, a la altura. Lo mismo el gobierno provincial, así hasta arriba. Todos, todos son cómplices.

    Sofía. Muchas veces la gente se queda con lo que sucede en las redes, lo que el municipio de Tigre en este caso difunde. Lo que para ellos serían las propuestas para el cuidado de lo ecológico, que es solo a nivel individual. ¿Qué quiere decir? Que el agua se cuida si, por ejemplo, nos lavamos los dientes y cerramos la canilla, o el tema del reciclaje y demás. Como esto es falso, lo que deja de manifiesto toda esa publicidad que hace Zamora y el Frente de Todos es que son ellos y los empresarios quienes destruyen los recursos. Sí, a partir de las grandes obras de barrios privados, o con los permisos de destrucción del medio ambiente a grandes fábricas, en general multinacionales. ¡Y después buscan descargar las responsabilidades en el consumo individual!

    Sebastián. Mencioné a Copetro, pero en mi zona está también YPF, Siderar, entre las más contaminantes. Incluso el mismo municipio de Ensenada lleva adelante prácticas extractivistas, como por ejemplo la tala indiscriminada del arbolado público, hasta violando leyes provinciales, con la importancia que tienen los árboles en una ciudad tan contaminada. El intendente Mario Secco por este tema hasta ha prepoteado a los y las vecinas que se organizan, desoyendo sus reclamos. También es grave lo que se está intentando hacer con la reserva de Punta Lara, con el proyecto de reactivar el Camino Negro que atraviesa la reserva y hoy en día no se utiliza, algo que sería muy destructivo para la gran biodiversidad del lugar y la reserva como tal. En parte, que los problemas no se perciban como tales tiene que ver con las políticas del municipio que gobierna para que las grandes empresas contaminen a costa de sacrificar territorios y la salud de los y las ensenadenses. Y también cabe mencionar a los sindicatos. Hoy la actual conducción Sudeste Celeste [conducción de Suteba Ensenada] participa de las políticas “ambientales” del municipio en donde no se cuestiona la política extractivista y terminan siendo cómplices también. No se puede estar de un lado y el otro del mostrador.

    Te puede interesar: Ambiente. Zona caliente: Ensenada, Berisso y La Plata entre las ciudades más contaminadas

  •  ¿Cómo se organizan frente a estas situaciones? ¿Cómo se podría avanzar para enfrentar a los responsables y responder a las demandas?

    Sandra. Acá, en los barrios de Virrey del Pino se realizan asambleas, reuniones. Hay casi media docena de asambleas de vecinos autoconvocados por distintos problemas. Están la Asamblea de vecinos envenenados por glifosato en La Matanza, Vecinos autoconvocados por la nueva autopista, la Asamblea de los vecinos de Klaukol, por nombrar algunas. Hay acciones y actividades como fue hace poco en San Justo con una radio abierta frente al municipio.

    Todo esto muestra que hay fuerzas en la comunidad, en nuestros alumnos, nuestras escuelas. Sin embargo, lo que falta es que todos coordinemos, que todos juntos hagamos una sola lucha, que vayamos todos juntos a reclamar. Porque los responsables son los mismos al igual que los cómplices, y de este lado también somos los mismos los que sufrimos las consecuencias. Hace unos meses, una referente de la Asamblea de vecinos envenenados por glifosato en La Matanza, Érika Gebel, fue amedrentada por un grupo de hombres en la puerta de su casa. Ella y su familia tienen glifosato en su organismo producto de las fumigaciones con agrotóxicos en un campo cercano, y recibió la solidaridad de diversos sectores, partidos de izquierda y de otras organizaciones ambientales. Sin esa coordinación lamentablemente todo queda por la mitad. Desde la Marrón Docente, venimos trabajando por ello, ahora también desde el Concejo Deliberante, junto a Natalia, nuestra compañera que fue elegida concejal [la docente Natalia Hernández concejal del Frente de Izquierda en La Matanza]. Presentamos un proyecto en el municipio sobre el uso de glifosato y Nico [Nicolás Del Caño] hizo otra presentación en diputados, y desde ahí llevamos y participamos en todos estos reclamos de medioambiente que son muchos en los barrios de Virrey del Pino.
    Es importantísimo organizarnos en las escuelas, y también usar medios como La Izquierda Diario para que se conozcan las denuncias y mostrar las acciones que hacemos para llegar a otros. Porque otro responsable son los grandes medios de comunicación que encubren a estos empresarios y cuando hacen notas es para demonizar a los vecinos por su pobreza.

    Sebastián. En este último tiempo varios y varias docentes venimos impulsando charlas, conversatorios y talleres, trabajando en las aulas, llevando estas problemáticas a varias escuelas de Ensenada. Esto despierta mucho interés en los estudiantes, porque es parte de las condiciones en las que viven día a día. Con estas acciones desde la escuela buscamos coordinar con los y las vecinas que se vienen organizando por diversas problemáticas ambientales. También en Ensenada al calor de la lucha fueron surgiendo diferentes organizaciones vecinales, por los humedales, contra Copetro, por el arbolado público, entre otras. Incluso, en la región, está la coordinadora Basta de Falsas Soluciones que es un espacio donde varias de esas organizaciones participan al igual que nosotros. Contra toda visión negativa, la participación docente en estos espacios viene creciendo. Pero creo que en las escuelas lo más importante es que está la juventud, que se empieza a interesar por estos temas y quizá esté buscando un espacio desde dónde activar y organizarse.

    Sofía. Justamente la juventud es un actor central al que tenemos que alentar como educadores a tomar su lugar en la urgente pelea para que nuestro planeta no sea sacrificado por los capitalistas. El proyecto que elaboramos desde la Marrón Docente acá en Tigre lo abrimos para que más profesores recorran con sus alumnos MadyGraf; que se incorporen en las clases, en las distintas áreas, temas de interés que pueden relacionarse con una fábrica que merece la pena ser conocida por la importancia social que tiene. Varias de las cuestiones sobre las que trabajan y cómo las abordan son parte de las realidades de los estudiantes, de la inmensa mayoría, ya sea la perspectiva de género, la organización obrera, las asambleas, la organización común de trabajadores con los centros de estudiantes.

    María. En lo que respecta a lo ambiental, queremos difundir todo el avance que está haciendo la gestión obrera de MadyGraf en cuanto a la modificación en el tratamiento de efluentes, por ejemplo, o sea, para evitar tirar los desechos al río; la conversión energética que ha realizado, que tiene que ver no solamente con ahorrar energía, sino también que en estos momentos se están capacitando para que se haga más extendido el uso de celdas fotovoltaicas. Y así un montón de otras cosas. Otras nuevas propuestas de avanzada que tiene una fábrica recuperada por sus obreros, que cuenta con una comisión de mujeres desde 2011, incluso. A tan poco de un nuevo Encuentro Plurinacional de Mujeres, es importante que esta experiencia llegue.

    Sofía. Si algo de esto puede llegar a la juventud es un paso muy importante. Por eso también queremos fomentar, también desde nosotras, desde el aula, darle las herramientas a los estudiantes para que sean críticos en la información que manejan y puedan ser corresponsables en un medio como La Izquierda Diario, contando las problemáticas ambientales que viven a diario, para poder organizarse y de esa manera coordinar, uniendo las aulas con los barrios y con las calles para luchar. En nuestro caso, empezamos por mostrar el lado B de Tigre que no es esa Miami argentina que quieren mostrar desde que Sergio Massa era intendente hasta hoy, sino que la verdadera realidad está en los barrios que habitan las mayorías trabajadoras. En Tigre hay gente sin casas, como en barrio Garrote, y casas sin gente, como en Nordelta. Los problemas ambientales, son socioambientales.

    Te puede interesar: Contaminación. La Matanza: vecinos y concejales FITU elaboraron proyecto de ordenanza contra el uso de glifosato

    “A pesar de estar sancionada la Ley de Educación Ambiental Integral, no se baja presupuesto para la formación ni material para trabajar”

    Sebastián. En estos tiempos de brutal crisis socioambiental en todas partes del mundo, si mirás hasta los datos del último informe de la ONU [sexto informe del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático] muchos impactos de la crisis climática son peores de lo previsto, algunos irreversibles, y aparecen más rápido. No hay salida posible con el capitalismo porque la degradación de la naturaleza es orgánica a este modo de producir. Por eso, volviendo a la pregunta que hacías sobre por qué caminos enfrentar a los responsables, el primer paso creo que es la confluencia del ambientalismo con la clase trabajadora y con todos los sectores excluidos por los capitalistas, y donde los docentes, por lo que es la escuela, podemos jugar un papel muy articulador.

    Sandra. Creo que Chubut es un buen ejemplo en ese sentido porque muestra en potencial algo muy importante, ¿no?, de esta unidad que se necesita. Ahí, a los extractivistas que sacrifican el agua se los enfrentó con unidad, con los trabajadores del puerto.

    María. Sí, también MadyGraf viene con una experiencia muy interesante sobre la unidad de los trabajadores y ambientalistas. La fábrica vota en asamblea movilizar ante convocatorias ambientales de la BFS, por ejemplo cuando fue la acción por la pérdida de estado parlamentario de Ley de Humedales el año pasado. Este año abrieron la fábrica a encuentros comunes y participaron varias organizaciones que se nuclean en la BFS. Es un ejemplo que hay que contarlo mucho.

    Sofía. Hoy nosotras tenemos como una pelea muy central conseguir la Ley de Humedales, pero también es imperioso ver qué pasa con la Ley de Educación Ambiental Integral, sin presupuesto y que tampoco fue discutida en las escuelas. Los nuevos incendios vuelven todos los días a mostrarte lo irracional que es este sistema al que no hay que resignarnos. Como Marrón Docente y también impulsando Alerta Roja acá en Tigre, estuvimos movilizadas en el centro del municipio. Fueron escuelas, estudiantes. Y seguiremos estando.

    Algunos posteos:

    Por último, te queremos dejar esta interesante entrevista:

    Te puede interesar: El cambio climático como lucha de clases. Entrevista a Matt Huber

    Si querés ser corresponsal de Ecología y Ambiente, o ser parte de la Comunidad del diario, escribimos. Que se escuchen más voces de este lado del extractivismo. Esta es la verdadera grieta.


  • Comentarios

    DEJAR COMENTARIO


    Destacados del día

    Últimas noticias

    Política