Precarización laboral

Promesas de inserción laboral ante la falta de trabajo genuino en Villa Constitución

El escenario electoral se va configurando y las fuerzas políticas gobernantes apuntan a la juventud precaria. ¿Qué hay detrás de la formación con pasantías que proponen los gobiernos en acuerdo con la UOM?

Fabricio Rodríguez

Referente del PTS Villa Constitución @fabrirodrgz

Martes 20 de julio | 09:31

La ciudad obrera de Villa Constitución, con Acindar a la cabeza y decenas de talleres que rodean al gigante metalúrgico, se encuentra entre las ciudades con más desocupación del país. Miles de metalúrgicos con salarios por debajo de la canasta familiar hacen girar una maquinaria industrial importante para toda la región. Dos proyectos propuestos por los gobiernos provincial y nacional en acuerdo con la UOM apuntan a la juventud golpeada por la desocupación.

La actividad industrial santafesina acumuló en el primer semestre un incremento del 27,6% en relación al mismo periodo de 2020, pero además se ubicó por encima de los registros de 2019. Este crecimiento representa la mayor creación de empleo en los últimos doce meses. Sin embargo, estos datos no se condicen con el problema estructural de la ciudad que es el alto índice de desocupación que señala el INDEC. Además, ¿qué tipo de empleo es el que se crea en medio de esta crisis económica y sanitaria, en el marco de la configuración del escenario electoral?

Mientras un gran porcentaje de la población cobra un salario por debajo de la línea de la pobreza, avanza cada vez más la cifra de desocupación, siendo los jóvenes y las mujeres quienes se encuentran en este sector y padecen las consecuencias. Son a quienes les caben los peores trabajos si es que los consiguen y, la mayoría no tiene perspectivas de estabilidad económica ni laboral. Mucho menos para las mujeres en una ciudad metalúrgica, donde Acindar incorporó a las primeras trabajadoras obreras recientemente sin un plan de conjunto para todas las desocupadas.

Te puede interesar: Editorial de editoriales: promesas de campaña, ¿el futuro repite el pasado?

Durante las últimas semanas, a la par que se configuraba el escenario electoral, los gobiernos lanzaron una serie de anuncios entre los que se encuentran obras de infraestructura con costos siderales y propuestas para estos jóvenes desocupados con una menor inversión. Uno de estos anuncios es el programa provincial “Prácticas Laborales” por medio del cual la provincia abonará $8500 mensuales a quienes realicen una capacitación en una empresa, con una duración de 6 meses y luego la empresa podrá optar sí desea emplear a la persona. Esto significa que un desocupado durante 6 meses trabajaría sin condiciones laborales ni obra social con un salario muy por debajo de la indigencia. Lo que los gobiernos llaman “estímulo económico” es nada más ni nada menos que precarización laboral. Pero además, dicen que de esta manera “se facilita la inserción laboral”, frase utilizada por Florencio Randazzo y distintos sectores que representan a los empresarios cuando se refieren a la reforma laboral. Si bien están los que piden una reforma laboral abierta, también están los que la implementan en los hechos.

Entre las propuestas de proyectos para los jóvenes desocupados, la semana pasada iniciaron los cursos de formación profesional que responden al programa Nacional Jóvenes con Más y Mejor Trabajo. Este programa se propone formar a decenas de jóvenes entre 18 y 24 años que no terminaron la escuela secundaria para que realicen una experiencia en lugares de trabajo. Se llevará adelante en el Centro de Capacitación de la UOM, junto al Municipio y a través del Ministerio de Trabajo de la Nación, con la novedad de incorporar a distintas vecinales para llevar los cursos a los barrios populares.

Este acuerdo llevado adelante por los gobiernos y la UOM se presenta como una promesa de inserción laboral cuando la realidad es que se trata de trabajos que profundizan las condiciones de total precarización existentes. Estos programas implican involucrar a más sectores de la población en nuevas formas de contratación, con un periodo de varios meses a prueba sin relación de dependencia con empresas, para que estas tengan la posibilidad de evadir las responsabilidades civiles y laborales sobre los trabajadores en caso de accidentes, en una ciudad donde avanzan las muertes obreras sin responsables claros como la de Brian en Acindar. Son promesas porque mientras las empresas generan ganancias con jóvenes inscriptos ante la falta de trabajo genuino, la salida se convierte en carreras individuales para lograr la obtención del empleo en las circunstancias que sean. De esta manera las patronales, con el aval de los gobiernos, logran instaurar nuevas modalidades de trabajo y van avanzando paulatinamente sobre las conquistas obreras.

La formación de los trabajadores es fundamental y es lo que se necesita para mejorar las técnicas y el desempeño en los lugares de trabajo, pero bien vale preguntarse, ¿por qué no se crean puestos de trabajo genuinos con plenos derechos laborales? Actualmente en Acindar, siendo la principal fábrica empleadora, hay un gran porcentaje de trabajadores que se desempeñan en empresas tercerizadas y dependen a lo largo de su vida de contratos basura sin perspectivas de estabilidad. Con el cínico discurso de “inserción laboral” el gobierno municipal de Berti, bajo las órdenes de los gobiernos provincial y nacional, aplica una receta para minimizar los costos de los empresarios: la precarización laboral de los jóvenes. En este sentido, la UOM no debería ser acompañar sino todo lo contrario, pelear por mejorar las condiciones de todos los trabajadores de la región, garantizado el pase a planta permanente y terminando con los contratos basura. A esta situación la que se da de hecho en los talleres y contratistas, donde la categoría más baja del convenio colectivo de trabajo de la UOM más utilizado es la de “operario especializado” en lugar de “ingresante”, por lo que se termina permitiendo estas nuevas formas de contratación híbridas en la que se involucra el Estado a través de proyectos.

Muchos de los reclamos que se vienen expresando en las calles tienen que ver con esta creciente precarización transversal. Lo vimos con las importantes luchas de las y los desocupados, con el personal de salud en distintos lugares del país como en Neuquén pero también en el Hospital SAMCo de nuestra ciudad que pelean por el pase a planta permanente. Y también contra la tercerización como en Edesur y en ferroviarios que vienen dando una importante pelea coordinándose con otros sectores en lucha para que se escuche bien fuerte el reclamo de pase a planta permanente.

No es casual que estas propuestas para la juventud “aparezcan” durante la configuración del escenario electoral. El descontento crece en todo el país. Luego de los 4 años de ajuste encabezados por Macri, la gran expectativa era terminar con los despidos, el ataque al salario, la precarización laboral y las jubilaciones de hambre. Pero eso no solo no sucedió sino que se profundizó. Con el gobierno de Alberto Fernández y de Perotti en Santa Fe se multiplicó la desocupación y la precarización con la contradicción de que la actividad industrial creció a niveles pre pandemia. En este caso los proyectos anunciados son un punto de partida para llegar a la juventud castigada por las medidas impuestas por las patronales y los gobiernos al servicio de las directivas del FMI.

Te puede interesar: Fabricio Rodríguez: "Queremos ser una alternativa para los laburantes frente a la desilusión de miles con el gobierno"






Comentarios

DEJAR COMENTARIO