×
×
Red Internacional

La dirección del sindicato de Telefonistas se encuentra en una simulación de conflicto con la empresa desde hace 5 años. Son dos lo emplazamientos que se tienen, uno por violaciones al CCT y otro por el incumplimiento de vacantes ya pactadas.

Martes 9 de agosto | Edición del día

Durante todo este tiempo la dirección del sindicato ha levantado una política de conciliación con la empresa, las tácticas emprendidas han demostrado en los hechos ser acciones lejanas a confrontar verdaderamente al patrón.

La portación de gafetes, colocación de lonas, levantamiento de actas, algunas "faltas colectivas" y recientemente el estallamiento a Huelga, son acciones que sí bien no están mal, han sido canalizadas, no para presionar a la empresa, sino para solicitar la intervención del gobierno.

Se han tenido ya un aproximado de 30 prórrogas con las que no se ha obtenido nada, todo lo contrario, el avance sobre los derechos laborales ha continuado.

La principal excusa y argumento con la que Juárez ha desviado el descontento de los Telefonistas, es esperar a que el conflicto se solucione por medio de las negociaciones en las mesas intersecretariales.

Mesas en las que la prioridad de la burocracia juarista ha sido apoyar las demandas de la empresa (otorgamiento del triple play y la libertad tarifaría) y no las demandas de los y las Telefonistas.

Pese a que la dirección ya se ha sentado varias veces con las autoridades sin obtener algo más que fotos mediáticas, la apuesta sigue siendo la misma confianza en la 4t y específicamente en la intervención de la Secretaria de Trabajo, Luisa María Alcalde.

La apuesta de Juárez es confiar en las mismas instituciones que se han negado a dar solución a la huelga de más de 2 años del SUTNOTIMEX, la misma que no reconoció la huelga del SUTIEMS, confianza en un gobierno que bajo el argumento de "la austeridad republicana" ha despedido y recortado derechos de trabajadores estatales. Las mismas instituciones al servicio de MORENA que han demostrado tener una política antiobrera y a favor de los empresarios, como lo demuestra el hecho de mantener la política neoliberal de las reformas de Peña Nieto en el sector de las telecomunicaciones.

La historia y los recientes acontecimientos han demostrado que los trabajadores no pueden confiar en las instituciones, en el gobierno y en ningún partido patronal. Los procesos de lucha contra la patronal y el gobierno tienen que ser discutidos y organizados por toda la base trabajadora.

Los Telefonistas tenemos que confiar en nuestras propias fuerzas, organizados en asambleas democráticas en cada centro de trabajo, con independencia política y usando las herramientas de lucha de nuestra clase, como el paro y la huelga, para conquistar nuestras verdaderas demandas.

La “mesa tripartita” que supuestamente resolverá las demandas por la contratación inmediata de dos mil vacantes, sin modificación a la jubilación, es una trampa para llevar la discusión hacia resolver el pasivo laboral con el “plan accionario”, para evitar que Slim pague su deuda millonaria con el Fondo de Pensiones. Solo la lucha y movilización puede obligarlos en serio a resolver sus problemas financieros sin tocar nuestro contrato ni nuestra pensión jubilatoria.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias

Política