Cultura

Entrevista

Transradio: una historia para no resignarse

Finalista del Premio Fundación Medifé Filba, esta novela ocupa un espacio particular entre las historias contemporáneas de escritoras argentinas. Charlamos con Maru Leonhard, su autora: su obra, las mujeres, nuestros derechos, nuestras peleas. "Me parece que las mujeres somos una fuerza movilizadora increíble" nos dice.

Liliana Vera Ibáñez

Redacción LID @liluzlisam

Miércoles 21 de julio | 22:02

Alejarse de la ciudad, regresar al pueblo de su infancia, parece ser salida inmediata que la protagonista de esta historia encuentra. La urgente, aunque con el correr de las páginas irá construyendo fuertes respuestas, a lado de ese caserío al costado de la ruta rodeado de campo y nada más. Realismo desdibujado por duelos, recuerdos, memoria y su distorsión. Maru Leonhard logra, con una prosa fluida, dibujar en los personajes y el entorno, sucesos completamente alejados de cualquier estereotipo. Bajo el sol de verano, pasa del dolor a la búsqueda, sin cansarse.

LID: En esta historia repleta de escenas como salidas del cine que transportan al pasado: ¿Cómo pensaste esta forma de contar?

Maru: En realidad no la pensé de antemano, es mi forma de narrar y de pensar en general. Pienso mucho en escenas, en situaciones audiovisuales. Creo que viene porque me formé en la UBA en Imagen y Sonido y me quedó un poco eso de pensar en imágenes más que en palabras, de hecho me cuesta a veces poner situaciones en palabras porque me concentro mucho en el espacio donde está el personaje, en el clima que está haciendo, en los sonidos que se oyen. Y creo que todo eso va influyendo en lo que sucede externa e internamente. En Isabel hay algo del letargo del verano y del barrio ese que se instala como una extensión en ella misma, en su ánimo y en su cuerpo. Ese desánimo, esa baja energía, esa aparente quietud del verano, de la humedad… todo parece replicarse en ella.

LID: El viaje, la búsqueda, son medios que utiliza tu personaje femenina para encontrar soluciones. No se queda, no acepta las cosas como son y sale al encuentro de otras respuestas. ¿Es valiente Isabel?

Maru: Es valiente pero no lo sabe. Hay una distancia entre lo que vemos como lectores de Isabel y lo que Isabel considera de sí misma. Como vos decís: no se queda quieta, se mueve para encontrar respuestas. Avanza sin saber bien hacia dónde ni cómo ni por qué, pero avanza. Esa distancia entre lo que ella piensa de sí misma y lo que vemos nosotrxs la vuelve más interesante. Sobre el final de la novela puede despegarse un poco de lo que piensa de sí misma, incluso te diría que despegarse de esa idea (ser igual a la madre, no poder salir más del lugar oscuro donde está) es el recorrido que hace en la novela. Al final sale a hacer lo que se le canta, despegada de todo y todos.

LID: Desde el inicio de la novela está presente el vínculo con su madre muerta. ¿Cómo es esa permanencia más allá de la vida?

Maru: A mí, particularmente, el duelo de alguien queridx me duran para siempre. La ausencia se siente más o menos en diferentes etapas y de diferentes formas: no es lo mismo una muerte reciente que una que sucedió hace años y ya está procesada. Pero el vacío ese es imposible de llenar por otrxs personas y mucho menos por otras cosas. Entonces hay algo -vuelvo a repetir que hablo de una forma muy individual, como lo vivo yo- que va redefiniendo esa ausencia y la transforma en algo más melancólico, más triste, más diluido… en el caso de Isabel, el vínculo con esa madre (muerta pero también, en forma de recuerdos, de cuando estaba vida) se reaviva y se convierte, incluso hay algo de alejamiento entre ellas sobre el final de la novela. Lo que decía antes: Isabel se da cuenta que no es la madre.

LID: Cuando la leí pensé en tantas veces que las mujeres le ponen el cuerpo y enfrentan lo necesario para buscar otras respuestas. ¿Cómo ves vos el movimiento de mujeres en nuestro país, qué logros y qué nos falta?

Maru: Me parece que las mujeres somos una fuerza movilizadora increíble. Se nos hace difícil porque tenemos al gigante del patriarcado como un paredón hace demasiado tiempo, y por más que hagamos fuerza y fuerza cuesta derribarlo. Pero estamos ahí, trabajando, conquistando espacios de a poco, como se puede, algunas poniendo más el cuerpo que otras. Y esas que ponen el cuerpo a diario son mi materia de admiración total. En cuanto, la legalización del aborto creo que marca un antes y un después en la lucha local. Si se pudo eso, se van a poder muchas cosas más.

LID: Diariamente mujeres de movimientos, de tomas de tierras, trabajadoras de la salud, docentes, reclaman por sus derechos y las vemos en los medios. También buscan. ¿Cómo las ves vos?

Maru: Eso te decía justo en la respuesta anterior: hay algunas que ponen el cuerpo diariamente y tienen toda mi admiración. Me conmueve en lo más profundo ver trabajadoras y luchadoras de todas las áreas que se plantan y reclaman, insisten, piden, exigen, demandan. Las admiro y quiero ser como ellas, aprender, salir yo también, dejar de quedarme en el molde. Me gusta pensar que estamos atravesando un momento clave en el feminismo de nuestro país, no porque antes no haya existido (que todo lo contrario, de hecho tenemos una larga tradición de lucha) sino porque ahora hay mucha más visibilidad en todas partes. En los medios, en las calles, en las escuelas. Ya no es algo reservado para unas pocas sino que cada vez somos más las que estamos peleando por nuestros derechos.

LID: Transradio ya tiene su tercera edición. Y en estos momentos, con pandemia y crisis económica en curso, cómo ves el acceso al mercado editorial para los jóvenes-nuevos escritores y escritoras?

Maru: El acceso al mercado editorial a mi me resultó un camino largo y tedioso. Tardé mucho tiempo en encontrar una editorial que quisiera publicarla y el recibimiento que tuvo me tomó por sorpresa. Pero más allá de mi experiencia personal, y esto me gusta resaltarlo siempre que me preguntan al respecto, lo importante es seguir escribiendo. Para escribir sólo hay que escribir. Para escribir mejor, hay que escribir más. La publicación es un momento cúlmine y es hermoso pero el goce tiene que estar repartido en varios momentos.

LID: Tu novela es finalista del Premio Fundación Medifé Filba. Contanos cómo lo vivís.

Maru: Con mucha sorpresa e incredulidad. Ver mi nombre entre los nombres de escritorxs que admiro me da un orgullo grandísimo por mi trabajo pero también hay algo de no creer que sea del todo real. Estar en la lista larga es un premio en sí mismo y así lo vivo, con emoción y felicidad absolutas.

Transradio es la primera novela de la argentina Maru Lehonard -IG: maruleonhard- quien nació en Buenos Aires en 1983 y se crio en Ramos Mejía, publicada en el año 2020 por CÍA. NAVIERA ILIMITADA. Inspirada en lugares, anécdotas y memorias de la infancia, construye a lo largo de 12 capítulos un mundo lleno de desafíos, indagando sobre esas explicaciones antes no halladas.

¿Querrá empujarnos, de una manera ficticia o real, a no abandonar las búsquedas?. La resignación no se coló en esta historia, como así tampoco en miles de mujeres que no renuncian, y sacan a flote valentía de donde parecía no existir.






Temas relacionados

Literatura   /   FILBA Internacional   /   Aborto legal, seguro y gratuito   /   Libros   /   Literatura   /   Cultura

Comentarios

DEJAR COMENTARIO