×
×
Red Internacional

BRASIL - CORONAVIRUS.Se confirmaron 126.000 casos y más de 9.000 muertes por Covid-19 en Brasil

Tiempo estimado 4:27 min


Seguimos viendo el crecimiento desenfrenado de la pandemia y, con el subregistro más grande del mundo, ni siquiera sabemos la dimensión real del problema. Bolsonaro, gobernadores, alcaldes y capitalistas tienen las manos manchadas con la sangre de decenas de miles.

Fernando Pardal

San Pablo

Jueves 7 de mayo de 2020 | 19:46

Según una encuesta realizada por el portal G1 con las secretarías de salud de los estados y municipios, hasta el momento hay 126.890 casos confirmados y 8.591 muertes por COVID-19 en Brasil.
Por más alarmantes y trágicos que sean estos datos, también sabemos que representan solo una pequeña fracción de la verdad, ya que con una cantidad absolutamente pequeña de pruebas desde el comienzo del contagio en nuestro país, Brasil es vergonzosamente el líder del ranking en subregistro de la enfermedad en todo el mundo.

Los estudios estiman números escandalosos a este respecto. En Santa Catarina, por ejemplo, los investigadores de UFSC y Univille, en asociación con una universidad canadiense, llegaron a la estimación de que el número de contagios en el estado puede ser hasta 28 veces mayor de lo que revelan los datos oficiales. Para el gobierno de Bolsonaro, que continúa con su línea asesina de negar los efectos de la pandemia e incitar a las protestas que exigen el retorno a la "normalidad" de circulación , la falta de informes es una ganancia, ya que ayuda a que se realicen afirmaciones mentirosas como las que vimos en la primera declaración de Nelson Teich cuando dijo que Brasil "se desempeña bien" (sic) contra el coronavirus. Mientras tanto, Bolsonaro entregó solo el 11% de los 46 millones de test prometidos, asegurando que el subregistro continúe y se profundice cada día.

Pero no es solo Bolsonaro quien nos envía a la muerte de a miles: todos los gobiernos, aliados de los patrones y su ganancia sanguinaria, tienen las manos manchadas de sangre. Los datos escandalosos muestran, por ejemplo, el muy alto nivel de contagio entre los profesionales de la salud, con un número récord de 73 trabajadores de la salud muertos por el virus en el país, más que Italia y el Estado español combinados. En medio de esto, todavía vemos el crimen de que muchos trabajadores de la salud ni siquiera reciben su salario. En el Hospital Universitario de la USP, por ejemplo, los residentes informan que han estado sin salario durante dos meses, en un hospital que ha sido atacado por la rectoría de la universidad y los gobiernos del PSDB durante años. El gobernador Doria deja a los trabajadores expuestos, recibiendo solo una máscara desechable en turnos de doce horas, además de matarlos de hambre.

No solo los trabajadores de la salud están siendo asesinados por la avaricia y la negligencia de los capitalistas. En Rio Grande do Sul, por ejemplo, de los 19 brotes de la enfermedad, 12 están ubicados en frigoríficos, con 240 trabajadores contaminados.

Datos como estos muestran que no se trata simplemente de una cuestión de letalidad o contagio generalizado del virus: lo que está matando a miles y matará cada vez más en Brasil es la forma absolutamente criminal en la que los gobiernos y las patronales están conduciendo la lucha contra la pandemia, sacrificando a los trabajadores sin piedad con tal de mantener sus ganancias. No podemos aceptar esta monstruosidad. Tenemos que reflejar el ejemplo de trabajadores como los del Hospital Universitario de la USP, que se están organizando, luchando por condiciones de seguridad y de trabajo, y ayer lograron romper el cerco mediático con la acción que organizaron frente al hospital.

Es cada vez más evidente que sólo de la mano de los trabajadores organizados puede haber una salida para salvar las vidas que están siendo destruidas por aquellos que hoy deciden la dirección de la sociedad. ¡Necesitamos test y máscaras masivas para todos! Camas de hospital, la contratación de más personal de emergencia, reconversión de industrias, impuestos a las grandes fortunas y el fin del pago de la deuda pública para poder financiar todo esto. Frente a las acciones asesinas de gobiernos y empresas, movilicémonos por una Asamblea Constituyente Libre y Soberana, organizada por los trabajadores, quienes somos víctimas de esta pandemia, para que podamos decidir con que leyes y formas para combatir esta enfermedad y el virus llamado capitalismo.





Temas relacionados

Covid-19   /    Coronavirus   /    Jair Bolsonaro   /    Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias